Propietarios de aviones corporativos alertan posible deterioro del mercado

Después de experimentar una alta demanda desde el segundo semestre 2020, el mercado de aviones corporativos pareciera mostrar una moderación para este año. Según reporta Reuters, algunos propietarios de aeronaves en los Estados Unidos estarían comenzando a buscar sus equipos, especialmente con clientes que tienen incumplimiento de pagos.

Si bien este tipo de situaciones no son un fenómeno extendido, para algunos analistas y abogados comienzan a llamar la atención. Además, si se unen con proyecciones más moderadas para 2023 en comparación con los años inmediatamente anteriores, lo interpretan como una alerta de un deterioro del mercado.

Algunos clientes con incumplimiento de pagos justifican que sus decisiones se deben a dificultades financieras. Las regiones donde se estaría presentando este fenómeno son Europa del Este y América Latina.

Es posible que la alerta no se refleje de manera directa en la venta de los fabricantes de aviones corporativos como Bombardier, Gulfstream o Textron Aviation (Cessna, Beechcraft). Muchas de estas empresas todavía tienen entregas pendientes por lo que seguirían recibiendo pagos durante este año lo que permitiría amortizar la recesión.

El síntoma que evidencie la crisis es la venta de aviones de segunda mano. Si los equipos se demoran en vender, sin duda es reflejo de un mercado que se está desacelerando o definitivamente estancado.

Otro factor que podría justificar la moderación de la aviación privada es el aumento de la tasa de interés en muchos países. Durante los últimos meses, los bancos centrales de distintos países están elevando la tasa de interés para contener la inflación producida. Como consecuencia, los costos de los préstamos de dinero se elevan lo que hace retrasar las compras o arriendo de aeronaves.

Auge de la aviación corporativa en pandemia

Durante la pandemia, la aviación corporativa experimenta un crecimiento significativo con la compra de aeronaves de segunda mano. La caída del tráfico aéreo (rutas y frecuencias) producto de los cierres de fronteras y restricciones de viaje hace que muchos clientes del segmento Premium de las líneas aéreas se muden a la aviación corporativa para satisfacer las necesidades de viaje. Los nuevos clientes aprovechan las condiciones para comprar o alquilar aviones de segunda mano, aprovechando los bajos precios y condiciones favorables.

Con la recuperación de las rutas y frecuencias, la conveniencia de viajar por las líneas aéreas vuelve a ser conveniente por lo que los aviones corporativos son menos requeridos. Sin embargo, todavía está presente un fenómeno que indica que algunos clientes se quedan en la aviación privada, aunque esto puede cambiar dependiendo del impacto de la crisis.

Según la consultora WINGX dedicada a la aviación privada, la actividad de aviones corporativos cae un 2% en 2022. Para 2023, la proyección es una desaceleración de vuelos, pero seguiría siendo superior a las cifras de 2019 lo que confirmaría que algunos clientes se mantendrían en este segmento de la aviación.

Fotografía portada – Niklas Jonasson en Unsplash

Destacados

Noticias Relacionadas