Delta y LATAM revelan el primer ajuste operacional derivado de su JBA

Avanzando en el objetivo de facilitar la conectividad entre América del Norte y del Sur, Delta y LATAM revelan el primer ajuste en rutas y frecuencias como parte de la implementación de su acuerdo de negocio conjunto (JBA, por sus siglas en inglés). Buscando ofrecer mejores conexiones a los 300 destinos en las Américas considerados, los cambios afectan a vuelos entre los hubs de ambas compañías como a ciudades clave.

Al presentar su nuevo esquema de operación conjunta, tanto Delta como LATAM consideran sólo aumentos de capacidad. Destacan los incrementos a los hubs de Nueva York (JFK) y Los Ángeles los que emergen como nuevos puntos de conexión en el marco de la asociación de ambas líneas aéreas.

También resaltan aumentos de capacidad en rutas tradicionales de LATAM como Miami y Orlando enfocadas en atender la mayor demanda hacia esos destinos desde varios puntos de Sudamérica. En esos destinos, la mayor oferta también permitirá a la línea aérea chilena mantener su posición en mercados claves ante la respuesta de la competencia y el posible ingreso de nuevos operadores.

Con estos ajustes de frecuencias, Delta y LATAM esperan sumar alrededor de 23.000 asientos semanales (ida y regreso) a sus itinerarios habituales para conectar Norte y Sudamérica.

Cambios en LATAM

Los ajustes de itinerarios consideran inicialmente a los mercados de Brasil, Chile y Perú que corresponden a los tres principales. El fortalecimiento de las rutas desde y hacia estos países con los Estados Unidos permitirán fortalecer los hubs que la compañía administra en Sao Paulo (GRU), Santiago y Lima.

Desde Chile, LATAM considera un fortalecimiento de la capacidad en la ruta Santiago – Los Ángeles. A través de vuelos sin escalas, el holding dispondrá para septiembre 2023 dos nuevas frecuencias adicionales para totalizar cinco a la semana entre la capital chilena y la ciudad californiana. En total, se agregan más de 900 asientos.

Desde el hub de Sao Paulo (GRU) se amplía la capacidad a Orlando y se lanza la nueva ruta sin escalas a Los Ángeles. En este último caso, LATAM asumirá el desafío de operar vuelos sin escalas entre Brasil y California, los cuales a la fecha no tienen un resultado esperado. La última en operar el tramo es American Airlines. LATAM y Delta consideran que con su oferta combinada es posible explotar la ruta brindando conectividad más directa entre la costa oeste de los Estados Unidos y Brasil.

La nueva ruta Sao Paulo (GRU) – Los Ángeles comenzará el 01 de julio de 2023. Operará inicialmente tres veces por semana con equipos Boeing 777-300ER ofreciendo una capacidad para 2.460 pasajeros en ambos sentidos.

A partir de agosto de 2023, LATAM aumenta la operación Sao Paulo (GRU) – Orlando con cuatro vuelos semanales con Boeing 787-9. Según la compañía, la oferta crece en 600 asientos adicionales.

El Perú es el país más beneficiado con los primeros ajustes. Por parte de LATAM, considera aumentos en las rutas desde Lima a Los Ángeles, Miami y Nueva York (JFK). Para estas operaciones, se considera una mayor utilización de los B767-300ER equipados con las nuevas cabinas.

En el caso de Lima – Miami, los vuelos pasan de dos diarios a 17 frecuencias semanales. El ajuste suma más de 1.300 asientos semanales. En el tramo Lima – Nueva York (JFK) se agregan cinco frecuencias extras para totalizar 12 vuelos por semana con alrededor de 2.200 asientos semanales adicionales. Finalmente, la ruta Lima – Los Ángeles aumenta a dos vuelos diarios sumando 3.400 nuevas plazas. Esta operación será la única que considera un uso mixto de B767-300ER y B787-9.

Cambios en Delta

Continuando con la recuperación y crecimiento de la capacidad en la región, Delta fortalece sus operaciones a los hubs de LATAM en Sudamérica. Resalta, el incremento de capacidad con la operación de Airbus A350-900 en las rutas a Chile y el Perú, mientras que a Brasil, la oferta queda basada en el A330-300.

El tramo Atlanta – Santiago se consolida con un vuelo diario desde fines de octubre pasado. Desde este año, los vuelos son realizados con A350-900 en reemplazo del A330-300, constituyendo la mayor oferta que Delta hace en la ruta a Chile.

En el caso de Atlanta – Lima los vuelos también pasan a ser operados por A350-900. Sin embargo, no es la primera ocasión que la capital peruana recibe un aumento importante de capacidad por parte de esta línea aérea. En ocasiones anteriores, Delta opera en Lima con B777-200LR (aeronave retirada del servicio).

Finalmente, la operación a Brasil queda con un vuelo diario para la ruta Nueva York (JFK) – Sao Paulo (GRU), dos vuelos diarios Atlanta – Sao Paulo (GRU) a partir del 17 de diciembre y la reanudación de la ruta Atlanta – Río de Janeiro (GIG).

Con el fin de fortalecer la operación en Florida que realiza LATAM, Delta suma en los Estados Unidos un nuevo servicio diario entre Miami y Orlando desde el 1º de diciembre, mientras que desde el 17 de diciembre se agrega un nuevo servicio diario en la ruta Los Ángeles – Miami. Ambas operaciones adicionales buscan facilitar las conexiones entre hubs y ciudades base.

Fotografía portada – LATAM

Destacados

Noticias Relacionadas