Salitre: el ejercicio multinacional del cono sur

Si bien la probabilidad de un conflicto armado a gran escala es reducida en la región, múltiples y nuevas amenazas a la seguridad siguen presentes. La interdependencia de los países como consecuencia de los efectos de la mundialización (globalización) obligan a establecer mecanismos de cooperación en distintos ámbitos. Uno de estos es la defensa.

Con ese objetivo, los países en Sudamérica a través de sus respectivas Fuerzas Aéreas vienen organizando diversos ejercicios cuyos objetivos son la cooperación, fortalecer las relaciones y la confianza mutua, además de aumentar la planificación y eventual acción conjunta. Entre estos destacan CRUZEX en Brasil, Ceibo en Argentina, y Salitre en Chile.

Salitre es un ejercicio multinacional impulsado y organizado por la Fuerza Aérea de Chile (FACh). Se basa en la simulación de una operación aérea de una coalición de países en un conflicto de baja intensidad. Se plantea una situación ficticia y operaciones pre-planificadas.

El objetivo es establecer una cooperación entre países participantes, bajo estándares de combate de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) frente a una amenaza común. La finalidad es compartir experiencias entre las tripulaciones, las Fuerzas en temas de planificación y conducción de operaciones, incrementando la interoperabilidad a través de procedimientos comunes.

La operación de Salitre se realiza desde la base aérea de Cerro Moreno, ubicada en el aeropuerto Andrés Sabella de Antofagasta. Desde ese lugar se dan cita y operan las distintas aeronaves de los países que participan en este ejercicio conjunto.

El primer Salitre

Con la antesala de ejercicios bilaterales y siguiendo los lineamientos establecidos en 2002 en la política de defensa del Gobierno de Chile, la FACh organiza en el Norte del país el primer ejercicio multinacional. Se realiza en una zona comprendida entre las ciudades Iquique y Antofagasta entre el 25 de septiembre y 10 de octubre de 2004. Los países que participan son Argentina, Brasil y los Estados Unidos, además de Chile.

De acuerdo con los registros, Argentina aporta con 107 efectivos y nueve aviones, Brasil con 62 efectivos y siete aeronaves, los Estados Unidos con 127 efectivos y ocho aeronaves, y Chile con 352 efectivos y 40 equipos.

La operación simula que un gobierno de un país hipotético (denominado “Azul”) denuncia que un batallón de su vecino (nombrado como “Rojo”) cruza la frontera en una invasión militar. Para controlar la situación, los países aliados del país “Azul” despliegan los medios aéreos como mecanismo de defensa conjunto.

Según información oficial, Chile participa con las aeronaves Dassault Mirage 50 Pantera, Mirage V Elkan, Northrop Grumman F-5E Tigre III, y ocho Cessna A37B Dragonfly. También se reportan la operación de aeronaves Casa (Airbus) C212, Boeing EB-707 “Cóndor”, Bombardier Learjet 35A del Servicio Aéreo Fotogamétrico (SAF) y los helicópteros Bell UH-1H más el único S-70 Blackhawk que la FACh dispone en ese periodo.

Las aeronaves de Argentina son los Finger IIIB, Mirage II y III, un Fokker F-27 y Un B707. Son apoyados por un Lockheed 100-30 y un Sabre 75A.

La Fuerza Aérea Brasilera (FAB) participa con F-5 Tigre II apoyados por un B707. Los Estados Unidos por su parte, destacan con los F-16, apoyados por un C-5 Galaxy y un KC-135F Stratotanker.

Salitre intercontinental

La segunda versión de Salitre se realiza en 2009. Con base y guión en la versión 2004, se planifican y se ejecutan operaciones conjuntas de acuerdo con los protocolos de intervención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la OTAN. La intención busca coordinar futuras acciones de pacificación en un área determinada en cualquier parte del mundo.

Para tal propósito, Salitre II tiene un carácter intercontinental destacando la presencia de Francia. El país galo se suma a Argentina y Brasil, además de Chile y los Estados Unidos como fundadores. A estos dos últimos, se los denomina así por desarrollar ejercicios aéreos bilaterales en 2000 y 2002 que anteceden a la simulación multinacional.

Fotografía: Fuerza Aérea de Chile

La segunda versión destaca por la presencia de países observadores como Bolivia, Ecuador, México y Venezuela. También se invita a Perú, pero no asiste por la situación política interna por la que atraviesa esos años.

Para evitar cualquier malinterpretación, el enfoque del ejercicio es modificado para evitar cualquier asociación a las diferencias históricas pasadas entre Chile y Perú. Si bien se toma el guión de 2004 se da un contexto más global.

Las aeronaves que participan son los McDonnell Douglas A4-R por parte de Argentina, AMX A-1 de Brasil, los F-15C de los Estados Unidos y los Mirage 2000 de Francia. En el caso de Chile, aparecen por primera vez los recién adquiridos F-16 de la FACh. Cada una de las flotas de combate están apoyadas por distintas aeronaves de transporte y control, siendo otra novedad la presencia de un E-3F de Francia.

Integración de Uruguay

Después la amplia versión de Salitre II -por la cantidad de participantes, incluyendo países observadores-, Salitre III experimenta un retroceso para volver a un carácter más regional. El ejercicio ocurre entre el 06 y 17 de octubre de 2014 en la ciudad de Antofagasta.

En Salitre III participan Argentina, Brasil, Estados Unidos y Chile. Se incorpora por primera vez Uruguay, extendiendo el ejercicio de cooperación en todo el cono sur.

Para la tercera versión, la Fuerza Aérea Argentina (FAA) participa con los A-4, apoyados por un F-28 y un C-130H. La FAB despliega equipos F-5EM y C-130H. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) con aviones F-16 y KC-135. La FACh con F-5 Tigre III y F-16, además del estreno de los primeros KC-135 chilenos. En el caso de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) debuta con sus A-37B.

Salitre IV

Después de su postergación por las decisiones políticas de los Gobiernos por la pandemia, los ejercicios Salitre se retoman este año. La versión IV está planificada entre 10 y 23 de octubre en Antofagasta.

Inicialmente, el regreso de este ejercicio se establece con la participación de los países de la versión 2014. Sin embargo, Uruguay decide a último momento no participar por razones logísticas relacionadas con problemas de repuestos de sus A-37B. Como resultado, Salitre IV estará marcado por los países fundadores: Argentina, Brasil, Chile y los Estados Unidos.

Para esta versión, se espera el debut de los dos primeros E-3 Sentry incorporados por la FACh en reemplazo del EB-707 “Cóndor”. También se esperaba la participación del KC-130 uruguayo, pero los problemas presentados por los A-37B esta aeronave no estará en el escenario simulado.

Fotografía portada – 149th Fighter Wing – USAF

Destacados

Noticias Relacionadas