Boeing E-3 Sentry: el Centinela del aire

Con la entrada en servicio de los aviones a reacción en la década de 1960 (por esos años ya vuelan el Aerospatiale Caravelle, Boeing 707, el De Havilland Comet y el Mc Donnell Douglas DC-8), la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF, por sus siglas en inglés) requiere modernizar su sistema de vigilancia aérea. Principalmente, necesita reemplazar al Lockheed EC-121 Warning Star en servicio desde hace más de una década.

Considerando las propuestas tres fabricantes, selecciona a Boeing probar nuevos radares aerotransportados construidos por Westinghouse Electric y Hughes que utilizan la tecnología de impulsos Doppler. El diseño presentado por la primera empresa resulta vencedor para ser aplicado en la nueva aeronave. Posteriormente, Northrop Grumman Electronic Systems compra Westinghouse Electric y es actualmente la empresa que da soporte al radar.

Hasta esa década, el B707 es la aeronave más adecuada por sus prestaciones y alcance. Los aviones de mayor capacidad como el B747, DC-10 o L1011 TriStar todavía no hacen su estreno. Sobre la sección trasera del fuselaje, se instala el enorme radar rotativo que puede realizar múltiples funciones entre las que están vigilancia, mando y comunicaciones entre otras. Por las distintas misiones de control y alerta temprana (AEC&W como se denomina a estas funciones en la industria aérea) se lo denomina Sentry o Centinela.

El desarrollo de la aeronave se da en la primera mitad de la década de 1970. Las primeras pruebas de lo que sería el E-3 comienzan en octubre de 1975. Tras dos años de ensayos, se entrega el primer ejemplar a la USAF en 1977 de un total de 34 ejemplares que se entregan en los años siguientes.

Los Estados Unidos es el principal operador del E-3. Posteriormente, la aeronave también se vende a países aliados como parte de una natural transferencia tecnológica propias de las relaciones político-estratégicas. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) adquiere 18 unidades, la Real Fuerza Aérea Británica (RAF) otros seis en 1986 para después sumar una unidad adicional, L’Armée de l’Air de Francia cuatro, y el Reino de Arabia Saudita cinco y otros ocho KE-3 con capacidad de reabastecimiento en vuelo. La producción del E-3 finaliza en 1992 con 68 aviones construidos.

Como todas las aeronaves, existen distintas variantes del E-3 Sentry. Algunas corresponden a actualizaciones y nuevas características, otras a las designaciones propias de cada país operador, siendo estas:

E-137D: Son los primeros E-3 fabricados por Boeing. Se trata de aeronaves prototipos para probar los dos radares considerados. Posteriormente, se convierten a la versión E-3A.

E-3A: Son aviones equipados con motores Pratt & Whitney TF-33 PW-100A. Se trata de la versión construida para la USAF. Del total fabricados, 24 se convierten a E-3B, nueve se transforman a la versión C y uno queda retenido por Boeing para realizar pruebas. La versión E-3A también es construida para la OTAN y cinco para la Fuerza Aérea saudita, pero equipada con motores CFM56.

KE-3A: Si bien comparten características con el E-3A, corresponden a aeronaves para reabastecimiento de combustible comprados por el Reino de Arabia Saudita.

E-3B: Corresponde al E-3A mejorado, resultante de la conversión de 24 unidades.

E-3C: Es una versión con radar AN/APY-2, consolas de electrónica adicionales y mejoras de sistemas. Se fabrican 10 unidades.

E-3D: Es la versión producida para la RAF basado en el E-3C. Incorpora motores CFM56 y modificaciones propias del Reino Unido. Esta versión es la que posee la Fuerza Aérea de Chile (FACh), nuevo operador con tres unidades (dos en servicio, una para repuestos).

E-3F: Corresponde a la versión francesa e incorpora modificaciones de L’Armée de l’Air. Está basado en el E-3C y cuenta con motores CFM56.

E-3G: Se trata de una modificación para la USAF con actualizaciones de sistemas y equipamiento. Considera un mayor procesador, seguimiento de amenazas y otras funciones automatizadas.

Presencia en América Latina

La FACh es el primer y único operador del E-3D en América Latina. La incorporación de estas unidades mantiene a Chile en un nivel superioridad aérea respecto al resto de los países de la región en lo que respecta a control, alerta temprana y guerra electrónica.

De los tres adquiridos a la RAF, dos E-3D estarán en servicio y uno será utilizado como back up o fuente de repuestos. Según las escuetas declaraciones de la FACh, operarán en múltiples misiones de seguridad necesarias para mantener el control del espacio aéreo. Dichas operaciones consideran también misiones especiales que puedan ser realizadas con medios institucionales, combinados o conjuntos. También podrán actuar en operaciones de búsqueda y rescate o estudios de catástrofes. Sin embargo, las misiones de seguridad y prevención de amenazas serán las principales funciones.

Con una relativa ausencia de amenazas geopolíticas, la adquisición de los E-3D guarda relación con mantener o incrementar una capacidad de defensa ya adquirida. Cualquier otra alternativa, implica el riesgo de perder el sistema de alerta temprana temporal o de manera permanente. Los dos E-3D en servicio reemplazarán al EB-707 Cóndor tras el término de su vida útil.

Los E-3 Sentry como otras del tipo AEW&C son aeronaves necesarias para un país ante la existencia de múltiples amenazas a la seguridad tanto externas como internas. La capacidad AEW&C es una de las más costosas y decisivas que puede tener un país, pero posee múltiples beneficios que favorecen a una correcta toma de decisiones con un margen de demora mínimo.
La capacidad aérea de estos aviones permite llevar los instrumentos al lugar necesario.

Los E-3D cuentan con radar de barrido electrónico pasivo (PESA) AN/APY-2 que se ubica sobre el fuselaje. Este equipamiento cuenta con una mayor cobertura en comparación con el radar AESA del EB-707 Cóndor, pero sus características hacen al avión más vulnerable en comparación a su antecesor.

Características generales

El E-3 Sentry está basado en la plataforma del B707. El avión está equipado con cuatro motores Pratt & Whitney TF-33 PW-100A o CFM56 y el peso máximo de despegue (MTOW) es de aproximadamente 147.000 kilogramos (Kg.), pero también pueden superar los 151.000 Kg. Las características pueden variar dependiendo de las especificaciones de cada país y equipamiento que poseen.

Con una operación muy similar, los E-3 pueden operar rutas sin escalas de hasta 4.000 millas náuticas (7.400 kilómetros) o disponer de una autonomía de alrededor ocho horas. En términos comparativos prácticos, pueden realizar vuelos sin escalas Santiago – Miami o volar sin escalas desde Santiago, Antofagasta o Iquique a Isla de Pascua o cubrir todo el territorio continental chileno desde Arica hasta el Cabo de Hornos.

Fotografía portada – UK MoD

Destacados

Noticias Relacionadas