Lockheed Martin construirá 120 nuevos helicópteros Black Hawk para los Estados Unidos

Mientras el Ejército de los Estados Unidos (US Army) continúa en la definición de su helicóptero de nueva generación, Lockheed Martin fabricará a través de Sikorsky otros 120 H-60M Black Hawks orientado a atender las necesidades de defensa y apoyo a la comunidad más inmediatas del país. El contrato está avaluado en US$2,3 mil millones en un plazo de cinco años.

Los helicópteros estarán destinados a reemplazar a las unidades más antiguas y disponer de un material aéreo ya probado mientras se transita hacia la nueva generación de aeronaves de ala rotatoria. Con esta adquisición, el H-60 continúa siendo el “caballo de batalla” del Ejército estadounidense al disponer más de 2.100. Blackhawks en sus distintas variantes.

El contrato considera también opciones para otros 135 equipos adicionales que podrían quedar disponibles para el Ejército, así como para otras agencias de seguridad del país y aliados de los Estados Unidos. De ejercerse todas las opciones, el valor del acuerdo podría aumentar hasta los US$4,4 mil millones.

“Este acuerdo permite que el Ejército satisfaga las necesidades de capacidad actuales y futuras a través de actualizaciones, fabricación, reemplazo e incorporación de tecnología”, señala el coronel Calvin Lane, gerente de Proyectos de Helicópteros Utilitarios. “Las eficiencias de este contrato hacen un mejor uso de los recursos y resultan en ahorros directos para el Ejército y los contribuyentes”.

Como en otras compras de material aéreo, el nuevo contrato permite a Lockheed y Sikorsky (fabricante directo del Black Hawk) mantener abierta la línea de producción, asegurar empleos y sustento económico a las comunidades locales. Asimismo, brinda un cierto blindaje en el caso de que el proyecto de nueva generación de helicóptero de ataque se retrase. Según lo informado por el fabricante, las entregas de los nuevos H-60M están previstas a partir de julio y se extenderán hasta 2027.

“Décadas de producción y mejoras del Black Hawk han hecho que el programa prospere, y este contrato es un testimonio de ese éxito”, dice Nathalie Previte, vicepresidenta de los Programas del Ejército y la Fuerza Aérea de Sikorsky.

Adicionalmente, al mantener la línea de producción abierta al menos por los próximos cinco años, Lockheed Martin y Sikorsky también pueden atender la demanda de nuevos helicópteros desde otros países, previa autorización de los Estados Unidos. Los fabricantes aseguran que hay un “interés internacional en el Black Hawk”.

“Seguimos viendo un fuerte interés internacional en el Black Hawk debido a su versatilidad y su historial comprobado para brindar un apoyo inquebrantable a los Estados Unidos y las naciones de todo el mundo”, agrega Previte.

Con una serie de actualizaciones, Sikorsky indica que el H-60M Black Hawk continuará siendo una aeronave estratégica en distintos tipos de operaciones, tanto militares como civiles. Para ello, resaltan que el aprovechamiento de nuevas tecnologías para la aviación vertical.

Fotografía portada – Simón Blaise O.

Destacados

Noticias Relacionadas