Airbus y Qantas invertirán en combustibles sostenibles de aviación

Buscando acelerar la transición a fuentes de energía más limpias, Airbus y Qantas Group invertirán US$200 millones en combustibles sostenibles de aviación (SAF, por sus siglas en inglés). La acción busca compensar la falta de una industria de energía sostenible en Australia y está ligada a la compra de la nueva flota de corto, medio y ultra largo alcance.

En la Asamblea General de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) que se celebra en Qatar, Airbus y Qantas firman la Alianza Australiana para una Aviación Sostenible. La asociación entre la línea aérea y el fabricante está en línea con los objetivos medioambientales que la industria aérea fija para 2050, abordando la perspectiva de reducción de emisiones con la herramienta más inmediata: el uso de los SAF.

La industria de la aviación confía que la producción crecerá de manera significativa en los próximos años e insiste que la cooperación es clave para conseguir los objetivos propuestos. Las estimaciones consideran que el consumo de SAF pase de los 100 millones de litros en 2021 a 449 mil millones en las próximas tres décadas.

Airbus dice que Australia exporta millones de toneladas de materia prima cada año, como canola y sebo animal para convertirlos en SAF en otros países. Sin embargo, no consigue desarrollar una industria local por lo que asociación es fundamental.

“No existe una industria de combustibles sostenibles de aviación en Australia y nos gustaría comprarla a gran escala”, dice Alan Joyce, CEO de Qantas Group.

Qantas actualmente está comprando SAF en los mercados de Londres y Los Ángeles. Con la alianza se espera que las adquisiciones se realicen a una escala superior. La línea aérea prevé 20 millones de litros por año para las rutas desde Australia a Los Ángeles y San Francisco a partir de 2025, además del 15% que se destina actualmente para la ruta a Londres (LHR). Para 2030 busca utilizar un 10% de SAF en todas sus operaciones.

La alianza es por cinco años que pueden renovarse. Qantas Group aportará US$35 millones para trabajos de investigación y apoyo a empresas emergentes en el rubro de los SAF en Australia. La línea aérea que todos los proyectos deben ser comercialmente viables y deben cumplir con un estricto conjunto de criterios de sostenibilidad.

La iniciativa acompaña la incorporación futura de 20 A220, 20 A321XLR y 12 A350-1000 para Qantas y Jetstar. Los A350-1000 se enmarcan en el “Proyecto Sunrise” que busca conseguir vuelos de ultra larga distancia desde Australia hacia Londres (LHR), Nueva York (JFK) y otros destinos estratégicos. Los A220 y A321XLR están orientados a rutas domésticas y medias de Qantas y Jetstar.

Airbus indica que la nueva flota ofrecerá una reducción significativa en el consumo de combustible y las emisiones de carbono de hasta un 25 %. Como todos los aviones actualmente en producción, estos equipos pueden utilizar un 50% de SAF mezclado con combustible tradicional, porcentaje que podría incrementarse si las autoridades aeronáuticas aprueban el uso hasta en un 100%.

“Garantizar un futuro sostenible para nuestra industria se ha convertido en la prioridad para Airbus”, dice Guillaume Faury, CEO del fabricante europeo. “Estamos asumiendo este desafío con socios de todo el mundo y de todos los sectores”.

En el financiamiento del proyecto también participa Pratt & Whitney con un aporte menor. Esta empresa es seleccionada por Qantas para proveer de motores a la nueva flota de fuselaje angosto. El fabricante de motores apoya el desarrollo de los SAF como una acción inmediata mientras continúa desarrollando nuevas tecnologías.

Para la industria aérea, los SAF son la forma más inmediata de abordar el tema de la reducción de emisiones contaminantes. De acuerdo con las estimaciones se pueden conseguir una disminución del 80% de emisiones de CO2 sin necesidad de realizar modificaciones en los aviones y en los motores.

Fotografía portada – Airbus

Destacados

Noticias Relacionadas