Cápsula Starliner de Boeing completa misión, pese a costosos contratiempos

A menos de una semana de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral, la cápsula de astronautas Starliner de Boeing regresa a la Tierra después de un exitoso acoplamiento en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). De esta manera, culmina el vuelo de prueba calificado de alto riesgo que permitirá a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) llevar a astronautas a la órbita.

Por ser parte del programa de ensayos, en esta ocasión el Starliner no lleva astronautas a bordos. La misión se logra después de repetidos de retrasos y contratiempos que representan un aumento significativo de los costos. Sin embargo, el éxito de la misión abre paso a la NASA para disponer de una segunda vía confiable para transportar astronautas hacia y desde la ISS.

Sin Rusia, la agencia espacial estadounidense depende de los cohetes Falcon 9 y las cápsulas Crew Dragon de SpaceX. Con las tensiones geopolíticas en curso entre los Estados Unidos y Rusia, no se espera que en el corto plazo la cooperación se reanude como ocurría antes cuando el país norteamericano enviaba astronautas a través de la nave espacial rusa Soyuz. Prueba de ello, es la búsqueda de alternativas que permitan reducir y evitar cualquier dependencia con Rusia.

El primer vuelo orbital del Starliner se fija para fines de 2019. Sin embargo, una falla del software implica la pérdida de la cápsula y frustra la capacidad para conseguir el objetivo. Los problemas llevan a la cancelación de una segunda prueba. Durante nueve meses, los ingenieros de Boeing y las empresas participantes revisan las posibles hipótesis que causan que las válvulas de combustible se cerraran.

Con la ida y un regreso seguro, Starliner supera una etapa más en su desarrollo. “El acoplamiento exitoso que el Starliner realiza es otro paso importante en esta prueba para enviar astronautas a la órbita de manera segura y confiable”, afirma Ted Colbert, presidente y CEO de Defensa, Espacio y Seguridad de Boeing.

El paso siguiente es superar la prueba con astronautas a bordo. Se espera que durante el próximo año se produzca esta misión, una vez que finalice el rediseño de las válvulas del sistema de propulsión y otras fallas descubiertas. No hay fecha confirmada para ello.

Mientras tanto Boeing celebra el progreso del programa. “Starliner demostró tener una capacidad de acoplamiento y conexión segura y autónoma”, dice Jim Chilton, vicepresidente sénior de Espacio y Lanzamiento de Boeing. “Nos sentimos honrados de incorporarnos a la flota de naves espaciales comerciales capaces de realizar servicios de transporte a la estación espacial para la NASA”.

Mientras la cápsula se encuentra en la ISS, algunos astronautas la abordan a fin de analizar las condiciones de cabina para futuros viajes. En órbita se encuentran tres astronautas de NASA, uno de la Agencia Espacial Europea (ESA) y tres cosmonautas rusos.

Durante las pruebas, la cápsula demuestra capacidades durante el lanzamiento, ascenso, puesta en órbita, reingreso y aterrizaje; operación en órbita de su aviónica, sistema de acoplamiento, sistemas de comunicaciones/telemetría, control ambiental, paneles solares, sistemas de energía eléctrica y sistemas de propulsión; habilidad para mantener la actitud de atraque, recibir órdenes de la tripulación de la estación espacial y ordenar esperas y retiradas durante la aproximación final a la estación. Además se comprueba la carga de baterías, apertura y cierre de escotilla, establecimiento de ventilación conjunta con la estación, transferencia de archivos y de carga.

Según datos de Boeing, Starliner está equipada con un soporte vital totalmente funcional con todos los sistemas críticos para ayudar a las tripulaciones durante sus viajes. Los datos recogidos de la nave serán un aporte para el proceso de certificación para el transporte de personas.

“Tuvimos una excelente prueba de vuelo de un sistema complejo del que esperábamos aprender en el camino y lo hemos hecho”, agrega Mark Nappi, vicepresidente y gerente del Programa de Tripulación Comercial de Boeing. “Gracias a los compañeros de equipo de NASA y Boeing que han puesto tanto de sí mismos en Starliner”.

Fotografía portada – Boeing

Destacados

Noticias Relacionadas