LATAM gana tiempo en el Capítulo 11

El proceso del Capítulo 11 de LATAM continúa ampliándose. Esta semana el juez James Garrity de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, aprueba una nueva extensión para presentar su plan definitivo de reorganización para salir de la protección judicial. Pese a no decidir el futuro de la línea aérea, el veredicto es interpretado por los acreedores soportantes frente a los no garantizados y bonistas locales que mantienen reparos al proceso.

El nuevo plazo se extenderá hasta el próximo 07 de marzo. Según la Ley de Quiebras de los Estados Unidos, las empresas que se acogen a esta medida de protección tienen el derecho exclusivo para presentar su plan de reorganización desde 120 días que son prorrogables hasta por 18 meses, siempre que cuente con la aprobación del juez.

LATAM obtiene ese derecho en octubre de 2020 para presentar el plan hasta el 29 de enero de 2021. Dicho plazo se extiende hasta junio, posteriormente, septiembre, luego noviembre, mes en el cual se presenta un plan que debe ser aprobado. La decisión del juez extiende una vez más el proceso brindando tiempo para que la línea aérea afirme su propuesta y continúa con las complejas negociaciones, principalmente internas.

De acuerdo con el juez, los factores que lo llevan a considerar la extensión del periodo de exclusividad son: 1) el tamaño y la complejidad del caso del deudor; 2) la necesidad de contar con un tiempo suficiente para permitir que el deudor negocio el plan de reorganización y prepare información adecuada a los acreedores; 3) la existencia de una buena fe y progreso de la reorganización; 4) el hecho que el deudor está pagando sus deudas a su vencimiento; y 5) que el deudor muestra perspectivas razonables para presentar un plan viable.

Respecto a la propuesta de Azul Linhas Aéreas presentada por los abogados de los acreedores no garantizados y bonistas locales, el juez Garrity considera que no proporciona motivos para negar la exclusividad.

Proceso complejo

A diferencia de Avianca y Aeroméxico, la aprobación del proceso de reorganización de LATAM se ha vuelto complejo. En cierta forma, elimina las intenciones de la línea aérea por salir de manera rápida de una reestructuración que inicialmente espera ser sencilla.

El principal motivo son las diferencias entre los acreedores soportantes y los no garantizados junto con los bonistas locales. El primer grupo está representado por la familia Cueto, Delta Air Lines, Qatar Airways y Evercore, quienes aseguran fondos por US$5.400 millones. El segundo están los accionistas minoritarios, quienes consideran que el plan de reorganización no les favorece.

A fines de diciembre, el caso de LATAM se vuelve complejo con las denuncias realizadas por Jorge Said Yarur, accionista minoritario, quien califica que el proceso del Capítulo 11 “es un robo a mano armada”. En sus denuncias, menciona también pagos de Costa Verde Aeronáutica (familia Cueto) a Inversiones Odisea Ltda por préstamos realizados antes de acogerse a la protección judicial, el pago de beneficios a accionistas mayoritarios mientras a los empleados se les reduce el sueldo y las pérdidas habrían tenido las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y Fondos de Cesantía (AFC).

Respecto a estos último, un reportaje-denuncia de Interferencia publica que en enero 2020 siete AFP tienen 105 millones de acciones en LATAM equivalentes a alrededor de US$900 millones. En mayo de ese año, dispondrían 69,4 millones a un valor significativamente menor. Las administradoras de fondos actuaron antes ante el auxilio de la compañía para lo cual retiran el 30% de sus acciones.

LATAM descarta deudas con las AFP. En un comunicado de enero, señala que existen acreencias verificadas por los tenedores de bonos emitidos en Chile entre ellos variedad de bancos, fondos de inversión y otras instituciones financieras con un porcentaje menor correspondiente a bonos adquiridos por algunas AFP.

Fotografía – Ricardo J. Delpiano

Nuevo apoyo

El 10 de febrero de 2022, LATAM suscribe una modificación del Acuerdo de Apoyo para la Reestructuración (RSA, por sus siglas en inglés) de noviembre 2021.Se trata de la segunda modificación orientada a incorporar a dos grupos de tenedores de bonos estadounidenses no garantizados emitidos por LATAM Finance Ltd, con fechas de vencimiento en abril de 2024 por US$700 millones y marzo de 2026, por US$800 millones. Ambos grupos están representados por White & Case LLP.

Ante este nuevo acuerdo, los bonistas aceptan respaldar el plan de reorganización, desistir de objeciones y no tomar ninguna otra acción inconsistente con la estrategia presentada. Además, acuerda retirar sus objeciones al plan presentado por la línea aérea, el disclosure statement y otras mociones pendientes ante la Corte. Por su parte, LATAM acuerda pagar en la fecha efectiva del plan de Reorganización, algunos honorarios legales y profesionales de estos grupos de bonistas, sujeto a ciertos límites.

Con el nuevo RSA, LATAM cuenta con el apoyo de más de 67% de los bonos de la compañía de 2024 y 2026, en comparación con el 48% que tenían antes del acuerdo. A esto se agrega el apoyo de acreedores que representan más del 70% de los créditos valistas y algunos accionistas que tienen más del 70% del capital de la empresa.

Fotografía portada – Alfredo Vera

Destacados

Noticias Relacionadas