More

    Resiliencia y búsqueda de mayores eficiencias impulsan las entregas de nuevas aeronaves

    Pese a la mayor crisis que enfrenta la industria aérea, Airbus y Boeing destacan las entregas realizadas en 2021 a los distintos operadores a nivel mundial. Para la industria aérea, los números entregados son símbolos de resiliencia, aunque respondan a una combinación de factores entre los que están la búsqueda de mayores eficiencias y el aprovechamiento de oportunidades.

    En su balance, Airbus señala que entrega 611 aviones de líneas aéreas a 88 clientes en 2021. Por su parte, Boeing indica un total de 340 aeronaves entregadas (sólo líneas aéreas). En ambos fabricantes, las entregas están impulsadas por la familia de fuselaje angosto y mantienen prácticamente sin cambios las tendencias de los últimos años.

    En Airbus, las entregas están divididas en 50 A220, 483 aviones de la familia A320, 18 A330, 55 A350 y cinco A380. En este último modelo, las entregas cierran un ciclo en lo que respecta a grandes aeronaves de pasajero al poner término al concepto de “superjumbos”. El total de entregas supera a las realizadas en 2020 y alcanzan las metas previstas para 2021.

    Boeing, por su parte, entrega 263 B737 MAX, siete B747F, 32 B767, 24 B777 y 14 B787. Los números son inferiores a los de su competidor más directo y están determinadas por la recertificación del programa B737 MAX en la mayoría de los países, lo que permite recuperar el ritmo de entregas pendientes como las establecidas por calendario. De no haberse materializado la certificación de esta aeronave las entregas del fabricante estadounidense serían significativamente inferiores.

    La necesidad de aprovechar la crisis para avanzar en mayores eficiencias y la presión por reducir las emisiones contaminantes determinan que las líneas aéreas continúen recibiendo nueva flota e invirtiendo en nuevas aeronaves para el corto mediano plazo. Esto, ante lo que se advierte una mayor presión de grupos de interés y variables política en todo el mundo, primero en todo lo que respecta a cambio climático y disminución de la contaminación, y en segundo término, por la mayor volatilidad en los distintos escenarios donde se opera.

    Como otras crisis, el COVID-19 demuestra que el mundo enfrenta ciclos más cortos y que efectos locales pueden tener consecuencias globales lo que obliga a estar preparados. En ese sentido, las nuevas aeronaves son una pieza esencial en la búsqueda de mayores eficiencias operativas y empresariales.

    También se infiere una mayor confianza en la recuperación de la industria, determinada por la capacidad de nuevos modelos de negocios para ampliar, combinar y diversificar la demanda. Sin esa percepción, es posible que muchas entregas se hubiesen aplazado o cancelado con el fin de evitar un exceso de capacidad.

    No obstante, es preciso señalar que algunas entregas también están condiciones por las condiciones de contratos que impiden a las compañías aplazarlas. Relacionado con lo anterior, la recepción de nuevas aeronaves es visto como un momento para realizar una transición de flotas hacia lo que se conoce como una aviación más sostenible.

    Considerando el impacto generalizado de la crisis, no se descarta el aprovechamiento de oportunidades comerciales que los fabricantes pueden dar a sus clientes con el fin de reimpulsar la industria y asegurar la cadena de producción, la mantención de empleos y de las economías de sus países como la cadena de abastecimiento que generan. Sin la fabricación de aeronaves, se infiere una ralentización o virtual paralización de toda la cadena de producción, escenario no conveniente para la industria aeronáutica, la economía de los países, la política y el contexto social.

    Para 2022, las perspectivas parecen indican que el comportamiento de las entregas continúe, así como el ritmo de nuevos pedidos. De los dos principales fabricantes, Airbus señala que en 2021 cierra con 771 nuevas ventas de las cuales 507 son netas y el resto intenciones de compra, confirmando la confianza en la recuperación de los mercados. Boeing no informa a la fecha el total de nuevos pedidos. Al igual que las entregas, las órdenes por nuevas aeronaves están determinadas por los equipos de fuselaje angosto.

    Fotografía portada – Airbus

    Destacados

    Noticias Relacionadas

    EnglishFrenchPortugueseSpanish