More

    Restricciones del Gobierno de Chile y menor oferta elevan los precios de pasajes aéreos

    El 08 de octubre, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informa que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de septiembre logra un aumento mensual de 1,2%, el más alto en su tipo desde junio 2008 cuando tiene un alza de 1,5 puntos porcentuales. Se trata de un registro muy superior a lo esperado por los expertos de un 0,8% de inflación para dicho mes. Entre los factores condicionantes está el alza en los precios del transporte aéreo.

    De acuerdo con el INE, el ítem servicio de transporte aéreo anota un aumento mensual de 23,5% y variaciones similares de en lo que va del año y en los últimos 12 meses. El incremento significativo es consecuencia directa de las políticas gubernamentales de la administración de Sebastián Piñera tras mantener fuertes restricciones a los viajes y un extenso cierre de fronteras por 18 meses que derivan en una reducción de la oferta aérea.

    Si bien los ciudadanos chilenos y extranjeros residentes han podido acceder gradualmente a los viajes aéreos, la drástica reducción de capacidad por parte de las líneas aéreas reduce la oferta provocando aumentos en los precios de los pasajes aéreos a lo que se suma el mayor dinero circulante en los últimos meses, además de la mayor disposición a viajar durante el mes. Lo anterior se da aún cuando la mayoría de las líneas aéreas que operan en Chile están constantemente estimulando la demanda de viajes a través del precio.

    Un factor importante a considerar es que para que las líneas aéreas incrementen la oferta debe existir una demanda suficiente que permita rentabilizar la operación que no es lo mismo que sólo transportar pasajeros. Lo anterior responde a que operador en Chile o en el mundo está dispuesto a sacrificar sus márgenes de operación. Para ello, es fundamental contar con reglas claras que permitan a las personas planificar sus viajes, razón por la cual la industria aérea pide a las autoridades un retorno a la normalidad.

    Las continuas restricciones impuestas por el Gobierno de Chile durante 18 meses no sólo afectan la conectividad del país sino que también la calidad de vida de las personas. En aviación, las continuas medidas limitantes y la mantención de medidas políticas que no se entienden para la realidad país todavía influyen en que no existan condiciones plenas para reactivar.

    En ese contexto, el retraso del gobierno en regresar a un escenario de normalidad se está convirtiendo en una amenaza para la democratización de los viajes aéreos alcanzada años antes. Cabe recordar que desde 2013 en adelante, Chile exhibe la tasa de viajes per cápita más alta de la región con un viaje en avión por habitante, superando a países como Argentina Brasil, Colombia, México o Perú que con mayor población no tienen similares tasas.

    Los factores más importantes que permiten entender este logro son los nuevos modelos de negocios por parte de las líneas aéreas con estímulo permanente de la demanda y uso de servicios adicionales, positiva evolución del crecimiento económico del país y políticas públicas favorables.

    La concepción de un transporte aéreo masivo permite generar beneficios para toda la industria y para el país. Para las líneas aéreas, se crean fórmulas para reducir el impacto de ciclos adversos a medida que diversifican sus negocios y más personas se suman al sistema. Los aeropuertos y el sistema aeronáutico general representan mayores oportunidades para generar ingresos y servicios. A nivel país, el aumento de los viajes genera una mayor recaudación tributaria por concepto de tasas de embarque, turismo y otras industrias como reflejo de una constante dinámica competitiva del sector y otros asociados.

    De acuerdo con cifras de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), hasta antes de la crisis del COVID-19 y el cierre de las fronteras el transporte aéreo aporta US$7.100 millones al Producto Interno Bruto (PIB) y mantenía alrededor de 191.000 empleos en Chile. El 3,2% del PIB del país se sustenta por el aporte de la aviación y de los turistas extranjeros que llegaban por vía aérea.

    Fotografía portada - Simón Blaise

    Destacados

    Noticias Relacionadas