More

    Gulfstream presenta al G400 y G800 como la nueva generación de aeronaves corporativas

    Buscando reafirmar su liderazgo en la aviación corporativa, Gulsftream presenta al G400 y G800 como sus nuevas propuestas para atender los segmentos de medio y ultra largo alcance. Siguiendo la comunalidad con el resto de las familias, ambas aeronaves esperan entrar en servicio a partir de los próximos dos años.

    El G400 está ubicado como un intermedio entre el G280 y G500/G600. Está impulsado por dos motores Pratt & Whitney PW812GA para operar con una capacidad de hasta ocho pasajeros y tres tripulantes (dos pilotos y un tripulante de cabina en rutas de 4.200 millas náuticas (nm) (7.778 kilómetros) a MACH 0.5. Su precio base es de US$34,5 millones más opciones y tiene fijado su entrada en servicio en 2025.

    Buscando ofrecer vuelos sin escalas más rápidos y directos en cualquier parte del mundo, el G800 es una versión pequeña que el G700, pero con un alcance de 8.000 mn. (14.816 Km.) con una capacidad para ocho pasajeros y una tripulación de cuatro personas. Con un precio base más opciones de US$71,5 millones, entraría listo en 2023.

    “Este será el avión de mayor alcance que jamás hayamos construido”, dice Scott Neal, vicepresidente Senior de Ventas de Gulfstream. La intención del fabricante es poder cubrir rutas como Nueva York – Hong Kong sin escalas, razón por la cual el ejecutivo indica que el G800 brinda a los clientes la oportunidad de viajar alrededor del planeta tanto por derecha como por izquierda, según sea el gusto.

    Gulfstream viene trabajando desde antes en estos modelos con miras a lograr una pronta entrada en servicio. Para alcanzar los objetivos propuestos, el fabricante cuenta con algunas ventajas como haber iniciado las fases de diseño y producción con anticipación y continuar con la comunalidad desarrollada en modelos anteriores. Se espera que tanto el G400 y G800 sean sustitutos de otras aeronaves más antiguas y menos eficientes anteriormente producidas como es el caso del G450. Así, los clientes pueden renovar sus equipos manteniendo la misma línea y el respaldo del fabricante.

    En el G400 se aplican innovaciones introducidas en los modelos G500 y G600 en la cabina de vuelo y en la gestión de datos desarrollados por GE Aviation a partir del sistema informático central para el Boeing 787. También cuenta con otros sistemas y protocolos de comunicación que utilizan una red troncal Ethernet estándar ARINC 664 que se puede actualizar o reconfigurar a través del software, eliminando cualquier necesidad de recableado o instalación de equipos adicionales.

    Otro avance para estas nuevas aeronaves está en la presurización de la cabina. La altitud de la cabina en el G400 a 41.000 pies (FL410) se sentirá como 3.255 pies sobre el nivel del mar. En el G800 será de 2.916 pies al mismo nivel de vuelo. Desde la fábrica, aseguran que el ambiente interior dejará de contar con aire reciclado para ser reemplazado por aire fresco en un 100% durante todas las fases del vuelo.

    Actualmente, Gulfstream está trabajando en el G800 a partir de la producción del G700 con quien comparte diseño de ala entre otros aspectos. Los tres aviones destinados a pruebas en vuelo y en tierra están siendo sometidos a ensayos de motor como parte de su proceso de certificación. Todas las fases de desarrollo del G800 y G400 están basadas en equipos anteriores lo que permite a la fecha contar con gran parte del camino avanzado. “Muchas de las cosas se pueden ir haciendo en paralelo”, dicen.

    Fotografías - Gulfstream

    Destacados

    Noticias Relacionadas