More

    IATA felicita a Argentina por abrir las fronteras y levantar las restricciones

    Argentina inicia hoy un cambio significativo en sus políticas de ingreso al país y restricciones de viaje. Después de un extenso cierre de fronteras y numerosas restricciones que incluyen cuotas máximas de pasajeros autorizados por día, el gobierno de Alberto Fernández establece un periodo de transición en el cual se eliminarán gradualmente las restricciones hasta levantarlas cuando el país alcance el 50% de la población vacunada contra el COVID-19. Se estima que para noviembre las fronteras queden abiertas para todos.

    “La decisión del Gobierno de Argentina de permitir gradualmente la reapertura del transporte aéreo en el país es una buena noticia en varios frentes. En primer lugar, restablece la libertad de viajar, que será especialmente bienvenida por aquellos a quienes se les impidió volar durante los últimos 18 meses”, dice Peter Cerda, vicepresidente Regional para las Américas de IATA.

    A partir de hoy 1º de octubre, Argentina permite el ingreso de extranjeros procedentes de países limítrofes que tengan su esquema de vacunación completa contra el COVID-19 con al menos 14 días antes de ingresar. Deben contar con una prueba PCR negativa con una anticipación de 72 horas antes de la llegada, además realizar un test de antígeno en el punto de ingreso y otro PCR entre el quinto y séptimo día. No están contempladas las cuarentenas para estos casos.

    El gobierno argentino también establece criterios para las personas no vacunadas, incluyendo los menores. En estos casos, se permite la entrada al país con las medidas anteriormente mencionadas, pero deben someterse a un test de antígeno en el punto de ingreso, realizar una cuarentena de siete días y una prueba PCR de salida.

    En paralelo, se oficializa el proceso el proceso para eliminar las cuotas de pasajeros en vuelos internacionales. Por medio de la Decisión Administrativa 951/2021, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) del país trasandino estable una flexibilización gradual para los próximos 30 días. Hasta el 03 de octubre, se mantienen las 2.300 plazas diarias. Luego, entre el 04 y 10 de octubre, se aumentan hasta los 3.000 asientos. La tercera fase parte el 11 de octubre y hasta que se cumplan catorce días desde que el país alcance el umbral del 50% de la población local completamente vacunada, la cuota aumenta a 4.000 asientos. Cuando se alcance el 50% de población totalmente vacunada, se elimina por completo el sistema de cupos.

    Otro cambio importante de Argentina es la reducción del intervalo de tiempo de llegadas vuelos internacionales. De un máximo de 12 vuelos por día, ahora los aviones estarán separados por 90 minutos si se trata de una aeronave de fuselaje ancho y 70 minutos en el caso de fuselaje angosto. Esta medida se eliminará cuando se alcance el 50% de la población argentina completamente vacunada.

    “Las aerolíneas ahora podrán planificar con mayor previsibilidad y recuperar la conectividad que se ha perdido durante este tiempo. Esto será un impulso para la reconstrucción de la economía argentina, especialmente a través de la contribución del turismo y los negocios internacionales”, agrega Cerdá.

    La reapertura de las fronteras de Argentina a los viajeros internacionales permitirá restaurar las 100 rutas nacionales e internacionales perdidas por el cierre de fronteras. También favorece a generar US$1.779 millones de contribución directa al Producto Interno Bruto (PIB) del país que estaba en riesgo. Todo en su conjunto ayudará a mantener más de 21.740 empleo local y proporcionar una contribución total anual de US$ 22.500 millones al PIB argentino.

    Fotografía - AA2000

    IATA indica que el desafío pendiente es encontrar un sistema de para no excluir a viajeros que no estén vacunados y que tendrán que seguir cumpliendo cuarentena, incluidos los menores que en la mayoría de los casos ni siquiera están contemplados en las campañas de inoculación en sus países de origen. Para ello, están solicitando la eliminación de cuarentenas en su totalidad y aceptar las pruebas de antígenos como alternativa al PCR en cualquier instancia en que se requiera testeo.

    Los cambios en las políticas de ingreso marcan un punto de inflexión en la gestión de la pandemia por parte del gobierno de Alberto Fernández. Las nuevas medidas responden a directamente a factores políticos tras los adversos resultados que obtiene la coalición oficialista (kirchnerismo) en los resultados de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre. De esta manera, con un cambio en las medidas y flexibilización en las restricciones la actual administración busca propiciar una reactivación inmediata que permita generar algunos dividendos políticos en el corto plazo.

    Por los cambios, la arbitrariedad, los tipos de decisiones tomadas y sus diferencias con otros países, todas las disposiciones evidencian que son de carácter político más que sanitario. Una realidad que se aplica para la mayoría de los países en el mundo.

    Fotografía portada - Ricardo J. Delpiano

    Destacados

    Noticias Relacionadas