More

    SKY asegura reducir un 64% las emisiones de CO2 desde 2010

    Acompañando los tres procesos de modernización de su flota en la última década, SKY resalta el positivo resultado de la llegada de nuevas aeronaves. De acuerdo con datos aportados por la compañía desde 2010 a la fecha consigue una reducción de emisiones de CO de hasta un 64%.

    La llegada de los primeros Airbus A321neo forman parte de la última acción de SKY para materializar operaciones sostenibles en los próximos años. Es la primera compañía aérea en Chile en sumar este modelo a su flota y la primera del tipo LCC en operarlo.

    “Con comparación con la flota 2018, este avión permite ser un 37% más eficientes en el uso de combustible y en reducción de emisiones de CO2 por asiento; y un 64% en relación con la flota de 2010”, resalta SKY. “Todo esto, gracias a sus motores de última generación y los sharklets en sus alas".

    En los últimos años, la línea aérea chilena de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés) tiene tres procesos de renovación de flota. El primero en 2010 cuando comienza llegan los primeros A320 y A319 para reemplazar los antiguos Boeing 737-200 Adv. Posteriormente, está la incorporación de los A320neo en 2018 y ahora, está la llegada de los A321neo y a partir de fines de 2023 la versión XLR que proveerá más alcances, eficiencia y versatilidad a las operaciones.

    Si bien el A321neo forma parte de la familia A320neo, se puede hablar de una nueva etapa en el crecimiento operacional de SKY por la mayor capacidad de asientos que tiene la aeronave y los ahorros que genera. “Con relación al A320neo, el A321neo tiene una capacidad 28% mayor para trasladar pasajeros, ya que puede transportar 238 pasajeros versus los 186 del A320neo”, comenta la empresa.

    En Sudamérica, la nueva aeronave de SKY posee la mayor densidad de pasajero lo que se traduce en un menor costo por asiento-kilómetro (CASK). Sólo en términos generales en cuanto a consumo de combustible se entrega un ahorro de un 20% en comparación con los equipos más antiguos (familia A321ceo). En su interior, los asientos Recaro tiene un diseño ultra slim que los hace más livianos para ayudar a reducir el peso del avión.

    Los costos operacionales más bajos hacen que la llegada del A321neo sea también una etapa distinta en la flota. Bajo el escenario actual, la aeronave es vista como un catalizador para volver a impulsar la demanda y potenciar la sostenibilidad de las operaciones. Todos los equipos están propulsados con motores CFM LEAP 1-A.

    SKY está ocupando estos aviones en rutas corporativas y de alta densidad dentro de Chile como las que unen Santiago con Antofagasta, Calama, Temuco y Puerto Montt, operando también en Arica. En vuelos internacionales, está asignado el tramo Santiago – Lima. En el futuro, la compañía espera utilizar esta aeronave en la futura ruta Santiago – Lima – Miami.

    A fecha de hoy, la LCC posee dos A321neo en servicio. Está confirmando un tercer ejemplar antes de que termine el año, quedando los otros dos restantes para 2022. Estos equipos se añadirán a los 21 A320neo que posee de los cuales cuatro están detenidos por reducción de la demanda en Chile y otros cuatro pendientes de entrega.

    Como la mayoría de los actores de la industria aérea, la sostenibilidad se convierte en uno de los ejes estratégicos en la gestión de SKY. Su incorporación está en directa relación con el modelo de negocios que utiliza la empresa ya que para mantener los costos bajos es fundamental operar con una flota de última generación que permita reducir el consumo de combustible, uno de los dos ítems que más gastos implica para una compañía aérea. Además, trabajar en temas de sostenibles es una de las múltiples formas de seguir aportando al desarrollo de los países.

    Fotografía portada - Simón Blaise

    Destacados

    Noticias Relacionadas