More

    Chile retoma la realización de la Parada Militar con un despliegue acotado

    Tras ser suspendida en 2020 por el contexto sanitario de la pandemia del COVID-19, Chile retoma la realización de la Gran Parada Militar de las Fuerzas Armadas y Orden en honor al Día de las Glorias del Ejército en el marco de las celebraciones de Fiestas Patrias. En esta oportunidad, el evento está marcado por un despliegue acotado de las fuerzas lo que genera un ahorro importante de costos.

    Como una forma de solidarizar con la situación país, la crisis económica y las irregularidades financieras en las Fuerzas Armadas y de Orden, las autoridades del Gobierno de Chile justifican la reducción de gastos que involucra el desfile y la disminución tanto de equipamiento como de efectivos. De acuerdo con datos informados por Ministerio de Defensa, la versión 2021 demanda CLP218 millones lo que representa una disminución de 40% respecto a 2019.

    Ese año, el costo total del desfile llega a más de CLP300 millones desembolsados por el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y Carabineros. Dicha cifra es inferior a la de 2018, según indica en su momento el entonces ministro de Defensa, Alberto Espina, aunque no reporta datos para esa ocasión.

    El costo de la realización de la Gran Parada Militar vuelve a tomar relevancia. Su cuestionamiento está en parte motivado por razones políticas aprovechando de crisis que vive Chile en la materia y ante una incapacidad de las propias autoridades de contrarrestar las controversias que se levantan. Sin embargo, las irregularidades conocidas en las Fuerzas Armadas y de Orden tampoco ayudan a crear un escenario apropiado, especialmente cuando simples ideas revisionistas toman auge en algunos sectores de la población. Este año, un nuevo caso de posible fraude al Estado con US$8,6 millones pagados de más por dos helicópteros comprados por el Ejército opacan la antesala del desfile.

    La Gran Parada Militar forma parte de las tradiciones republicanas de Chile. Si bien es poco probable su eliminación, la reducción de su presupuesto afecta el despliegue de aeronaves, vehículos y efectivos. En la práctica, las menores dotaciones reducen la capacidad de logística que significa este evento en términos operacionales.

    Más allá del simbólico, la Parada Militar es un ejercicio operativo que pone a prueba las capacidades logísticas de la Fuerzas Armadas y de Orden, específicamente de la Fuerza Aérea de Chile (FACh). Se trata de la única instancia en que las instituciones de defensa y seguridad efectúan una demostración conjunta y coordinada. No existe otra situación de similares características en Chile.

    Para su planificación y materialización, se efectúa una coordinación de alto nivel tanto en tierra como en el aire con una capacidad para efectuar la programación operacional y movilizar recursos y efectivos desde distintos puntos del país. Para conseguir que todo ocurra a una hora determinada, hay tres cadenas activadas: una logística, otra de control, y una táctica, encargadas de organizar las distintas áreas involucradas.

    Como ejemplo de esa coordinación se puede mencionar la utilización de distintos tipos de materiales aéreo que van desde aviones turbohélices hasta los de transporte de mayor capacidad, helicópteros o aviones menores, además de los cazas de combate. A esto se agregan los equipos de apoyo terrestre, las tareas de quienes realizan las operaciones de vuelo, los servicios de tránsito aéreo tanto de las aeronaves participantes del desfile como de las que habitualmente surcan el espacio aéreo en los aeropuertos y aeródromos desde donde salen o arriban, además de tareas de reabastecimiento en vuelo.

    Cualquier alternativa, en caso de no contar con la Parada Militar, es la realización de un ejercicio independiente que probablemente demande mayores costos para el erario o bien que cada institución realice sus propios despliegues. Cabe recordar que tanto el desfile en honor al Día de las Glorias del Ejército como otros que se realizan están considerados en los presupuestos anuales de cada institución.

    En la Gran Parada Militar 2021 de Chile se espera que el desfile aéreo esté encabezado por los cazas F-16 Block 50 y MLU, los nuevos aviones Game Composites Gamebird GB-1 por parte de la FACh y helicópteros Airbus AS532 Cougar del Ejército. En cuanto a despliegue terrestre, participan 6.500 efectivos de Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Carabineros y Policía de Investigaciones, dotación que representa un 30% menos que en una Parada tradicional.

    Según el Ministerio de Defensa, la ceremonia será sobria y austera. No está contemplada la participación del público civil como es tradicional de este evento. Está previsto un homenaje a civiles y militares que han combatido la pandemia y un recuerdo a las más de 37 mil personas que han fallecido por razones atribuidas al COVID-19, así como también a los mártires del personal de la Salud y de las Fuerzas Armadas y de Orden. Por ello, los estandartes de combate estarán con una señal de duelo.

    Durante el año y medio de pandemia, las Fuerzas Armadas y de Orden colaboran en más de 220 millones de fiscalizaciones en los controles sanitarios. Además, trasladan insumos y vacunas hasta lugares remotos, evacuan exitosamente a más de 300 pacientes graves en aviones y helicópteros, entre otras acciones de apoyo a la comunidad.

    Fotografía portada - Simón Blaise

    Destacados

    Noticias Relacionadas