More

    Azul anuncia el regreso a Uruguay tras apertura de fronteras y política de incentivos en aeropuertos

    Como resultado directo de la planificación del gobierno uruguayo en lo que respecta a apertura de fronteras, Azul Linhas Aéreas anuncia el reinicio de sus vuelos desde Campinas y Porto Alegre a las ciudades de Montevideo y Punta del Este. La reapertura de los destinos uruguayos marca también el retorno internacional de la compañía en Sudamérica, ya que hasta la fecha, sólo opera hacia Fort Lauderdale y Lisboa.

    Según señala la empresa brasilera, la reanudación de los vuelos comienzan a partir del 10 de noviembre con la ruta Porto Alegre – Montevideo que inicialmente tendrá una frecuencia de cuatro vuelos por semana hasta el 20 de diciembre cuando pasa a diario. En una segunda etapa, prevista para el 20 de diciembre, se inauguran los vuelos Porto Alegre – Punta del Este y desde el 23 de ese mes, Campinas – Punta del Este, ambos impulsados por la temporada alta de vacaciones de verano.

    “Montevideo y Punta del Este representan nuestro regreso al mercado internacional en América del Sur, que es siempre muy requerido por clientes de todas las regiones del país, especialmente de Rio Grande do Sul”, destaca Vitor Silva, gerente de Planificación de Rutas de Azul. “Estamos dando un paso importante ante el avance de la vacunación y la aproximación de la temporada de fin de año”.

    En la reanudación de las operaciones a Uruguay, Azul considera la utilización de los Embraer E195-E2. Este modelo de aeronave brinda una capacidad adecuada para atender una demanda inicial de viajes acompañado de una serie de eficiencias operacionales que permiten aportar a la reactivación de la ruta desde una perspectiva sostenible. Dependiendo de la evolución de la demanda, la compañía puede disponer de aviones de mayor capacidad dentro del mismo enfoque.

    Al anunciar su regreso a Uruguay, Azul resalta el trabajo conjunto con los aeropuertos para impulsar el regreso de las rutas, especialmente en lo que respecta a la aplicación de incentivos. Mediante a la aplicación de esta política, la compañía brasilera dispondrá de vuelos a ambas ciudades uruguayas más allá de la temporada de verano lo que se traduce en una mejora significativa para la conectividad aérea del país por su directa relación con el mercado brasilero. Los vuelos de Azul están planificados para propiciar conexiones, principalmente domésticas.

    “Aprovecho esta oportunidad para resaltar el importante trabajo en conjunto con Fraport Brasil y con el Aeropuerto de Punta del Este para hacer posible el regreso de estas rutas este año. Agradecemos a ambos por ayudarnos a hacer posible estas nuevas ofertas para nuestros clientes”, afirma el ejecutivo de la línea aérea.

    “Juntas, Azul y Fraport Brasil pueden ofrecer aún más opciones de ruta y servicios cada vez más cualificados para los pasajeros. La reanudación de los vuelos entre Porto Alegre y Uruguay, con destinos en Montevideo y Punta del Este, muestra otro gran avance en la recuperación de la industria aeronáutica y el impacto positivo del programa de incentivos que lanzó Fraport Brasil, fortaleciendo aún más nuestra alianza con Azul”, comenta Sabine Trenk, COO de Fraport Brasil.

    “Esta apuesta de la aerolínea de retomar operaciones en Punta del Este no solo de cara a la temporada alta, sino para todo el año, es muy positiva en cuanto que contribuirá a desestacionalizar el destino. Esta gran noticia es fruto del trabajo conjunto entre los aeropuertos y la aerolínea y ayuda a la recuperación de un sector que es motor de la economía nacional”, finaliza Diego Arrosa, CEO de Corporación América Uruguay, holding que administra las terminales aéreas de Montevideo y Punta del Este.

    En agosto, el gobierno del Presidente Luis Lacalle anuncia un plan para abrir fronteras de manera gradual con el objetivo de no retroceder. El proceso comienza el 1º de septiembre sólo para extranjeros que estén completamente inmunizados contra el COVID-19 y que sean propietarios de un bien inmueble en el país. La segunda etapa está fijada para el 1º de noviembre y considera una apertura mayor de las fronteras para todas las personas.

    Además de su certificado de vacunación, las personas deben presentar una prueba negativa PCR con 72 horas de anticipación al ingreso. El ingreso de extranjeros considera también a los cónyuges, parejas y los hijos. Dado que no todos los países están vacunando a los menores, en esos casos se puede solicitar que realicen una cuarentena familiar, aunque también se abre la posibilidad de que los menores extranjeros también puedan vacunarse en el país.

    Según el Consejo de Ministros de Uruguay, para esa fecha se estima que un 75% de la población del país estaría inmunizada, incluyendo aquella población objetivo con una tercera dosis. La vacunación daría mayor seguridad para recibir a personas de distintos países.

    Fotografía portada - Azul Linhas Aereas

    Destacados

    Noticias Relacionadas