More

    LATAM transfiere cuatro Boeing 787-9 de Chile a Brasil

    Como parte de un proceso de simplificación de la flota y para atender -en parte- la capacidad dejada por la salida de los Airbus A350-900, LATAM transfiere desde Chile cuatro Boeing 787-9 a su filial brasilera para complementar la operación en rutas internacionales. La primera aeronave se transfiere en agosto y actualmente se encuentra en Sao Paulo (GRU) para la obtención de su matrícula.

    LATAM señala que serán cuatro los B787-9 que se trasladan de Chile a Brasil durante el cuarto trimestre de este año. El debut de esta nueva aeronave en la filial está fijado para el 27 de septiembre cuando comience operaciones en la ruta Sao Paulo (GRU) – Manaos. Tal como ocurre en 2016 con el A350, la selección de esta ruta responde a la familiarización de las tripulaciones antes de ser colocadas en operaciones de mayor distancia.

    Debido al contexto altamente volátil que todavía existe en los mercados internacionales, la línea aérea deja un espacio prolongado de tiempo para colocar los B787-9 en vuelos de larga distancia. Por ahora, se limita a indicar que el primer vuelo internacional desde Brasil con esta aeronave está previsto para la segunda quincena de diciembre en el tramo Sao Paulo (GRU) – Madrid, una de las rutas atendidas previo a la pandemia con A350-900.

    A partir de fin de año, la capacidad internacional de LATAM queda distribuida en tres modelos de aeronaves: B767-300ER para rutas medias e internacionales de baja o media densidad con capacidad para 221 pasajeros; B777-300ER para tramos de larga distancia y alta densidad con un total de 410 asientos; y B787-9 como una capacidad intermedia entre los dos modelos mencionados al disponer de 313 asientos en la configuración antigua o 303 asientos en la nueva presentada a fines de 2019.

    La primera aeronave transferida corresponde al registro CC-BGO que corresponde al B787-9 número 25 de la flota y el primero en disponer los nuevos interiores. Como resultado, el debut de este modelo en Brasil será con el último producto a bordo de la compañía. Según datos de la industria, el registro brasilero corresponde a PS-LAA.

    Interior CC-BGO de LATAM - Fotografía - Ricardo J. Delpiano

    Con el nuevo modelo en Brasil, la mayor línea aérea latinoamericana espera disponer de capacidad para atender una variada demanda en todo tipo de rutas de larga distancia. Si bien los B787-9 estarían asignados principalmente a las rutas hacia Europa, no se descarta que también puedan ser colocados en los vuelos hacia los Estados Unidos, el Caribe u otros puntos de Sudamérica como Buenos Aires (EZE), Lima o Santiago, como parte de una mejor utilización de la flota a medida que la demanda de pasajeros y/o carga lo justifique.

    “La decisión de poner en operación en Brasil un modelo que ya era utilizado por el grupo busca generar más eficiencia para las operaciones internacionales…”, dice Jerome Cadier, CEO de LATAM Brasil.

    En la perspectiva del ejecutivo, la combinación de las tres familias de aeronaves coloca a la compañía en una posición más competitiva para volver al mercado internacional. Lo anterior, se explica por la diversificación de capacidad que ofrecen los tres modelos de aeronaves que permiten atender todo tipo de demanda independiente de la ruta. Entre las líneas aéreas brasileras, sólo Azul Linhas Aereas dispone de equipos de fuselaje ancho con material A330-200 y A330-900.

    Para generar ahorros en tripulación, LATAM utilizará a 200 técnicos en mantenimiento y 900 tripulantes de cabina habilitados en el B777-300ER para operar los B787-9. Actualmente, la compañía dispone de 60 mecánicos habilitados.

    “Tendremos una reducción del 50% en el costo de entrenamiento recurrente para pilotos y auxiliares de vuelo y también con tripulaciones de respaldo, en comparación con modelos que requieren diferentes calificaciones”, comenta Harley Meneses, director de Operaciones de la filial brasilera. “El movimiento también está vinculado a una mejora operativa por contingencias, en caso de intercambio de aeronaves, por ejemplo, y también en los índices operativos de la compañía, como el OTP”.

    El entrenamiento de los pilotos de la filial se realiza en Chile en las instalaciones de CAE en Santiago. A fecha de hoy, hay 200 pilotos habilitados en el B787 y más de 80 tripulantes de cabina, los que asumirán los primeros vuelos. Cada mes se formarán 80 tripulantes de cabina brasileros en el B787.

    Replicando la fórmula utilizada en otros países como Perú o Colombia, LATAM podrá rotar aviones entre las filiales de Chile y Brasil indistintamente. Como consecuencia, sólo el primer B787-9 transferido dispondrá de matrícula brasilera y el resto mantendrá el registro chileno. La compañía indica que esto es posible por un convenio entre la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Chile.

    LATAM dispone de 10 B787-8 y 15 B787-9 de los cuales no todos se encuentran operativos debido a las condiciones del mercado producto de la crisis. Bajo en acuerdo con las empresas de leasing durante el proceso de Capítulo 11, la compañía sólo paga su arriendo por las horas utilizadas. Las bases de la flota B787 son Santiago, Lima y ahora Sao Paulo (GRU).

    Fotografía portada - Ricardo Delpiano

    Destacados

    Noticias Relacionadas