More

    Corte aprueba plan de reorganización de Avianca

    En la sesión del 14 de septiembre, el Tribunal del Distro Sur de Nueva York entrega el visto bueno al plan de reorganización presentado por Avianca Holdings S.A. Ahora, la compañía colombiana debe enviar su propuesta a los acreedores para ser sometida a votación.

    De acuerdo con lo informado tras la resolución, los prestamistas y tenedores de acciones cambiarían US$934,7 millones de deuda por el 72% del capital de la línea aérea. Dicha acción entrega un respaldo al plan presentado por la empresa dejándola un paso más cerca para su salida del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos.

    Martin Glenn, juez que tiene a su cargo el proceso de la compañía colombina, indica que aprobaría un a declaración de divulgación para enviarla tanto a los acreedores en los Estados Unidos como en Colombia y que estos decidan si respaldan o no el plan presentado. En ese sentido, Avianca debe regresar a los tribunales en octubre cuando se consideren los resultados de la votación. La compañía pagará US$1.400 millones en préstamos de quiebra y dispondrá de cerca US$1.000 millones en liquidez cuando salga de la reestructuración.

    Si obtiene la aprobación regulatoria, Avianca indica que podría salir del Capítulo 11 antes del 31 de octubre. De conseguir ese objetivo, se convertiría en la primera línea aérea latinoamericana en terminar con la medida de protección voluntaria a la que se acoge en 2020 como forma de proteger y reestructurar la compañía por la situación provocada por la crisis de la pandemia y las restricciones gubernamentales, pero fuertemente condicionada por la acumulación de deudas desde años anteriores.

    Avianca Holdings S.A. espera reducir US$3 mil millones de deuda del balance consolidado. Para conseguir ese objetivo su plan de reestructuración contempla eliminar contratos de arriendo de aeronaves para reducir la flota de 158 a 109 unidades con 98 aviones de pasajeros y 11 de carga. Asimismo, se posponen la entrega de 90 aviones de Airbus y Boeing hasta 2024 con la opción de cancelar los contratos en el caso de que no existan condiciones financieras o de mercado. Sin embargo, pretende recibir 58 aviones nuevos con los cuales pretende operar de manera más eficiente.

    Como parte de la estrategia, la compañía continuará adaptando la oferta para enfrentar mejor a la competencia para lo cual avanzará en el programa retrofit de toda la familia A320 que permitirá incrementar en un 20% la oferta de asientos. Con cambios en la comercialización busca mejorar los ingresos en el negocio de pasajeros en los próximos años.

    El fortalecimiento de la red actual es otro de los pilares claves en la reestructuración de la compañía. Tras el cierre de la filial peruana, la red de Avianca se ve fortalecida con mejores perspectivas para tomar ventaja de los hubs de Bogotá y San Salvador donde posee una posición relevante para volver a crecer.

    En directa relación con lo anterior, la línea aérea colombiana apela a las sinergias que pueden generar las alianzas estratégicas, especialmente de las que deriven del acuerdo de negocio conjunto (JBA, por sus siglas en inglés) con United y Copa Airlines orientado a atender la conectividad entre los Estados Unidos y Sudamérica. No se descarta que Azul también pueda estar considerada en esa asociación para atender el mercado aéreo de Brasil. Para afianzar las confianzas y crear una alianza a largo plazo, Avianca tiene extendidos los acuerdos con United hasta 2030.

    Para Avianca Holdings S.A. el objetivo final del Capítulo 11 es poder emerger como un “competidor de élite” en los próximos años.

    Fotografía portada - Simón Blaise

    Destacados

    Noticias Relacionadas