More

    IATA pide al Gobierno de Chile confiar en las vacunas para quitar restricciones fronterizas

    Desde hace meses, Chile es uno de los países líderes mundiales en vacunación contra el COVID-19. Sin embargo, también es uno de los países líderes en mantener a su población con una serie de restricciones y controles, algunos de los cuales son altamente cuestionados por vulnerar derechos de las personas. Separar a las familias, clasificar a ciudadanos de primera o segunda categoría u obligar a quienes viven fuera de la capital a confinarse obligadamente pagando altos valores en trato distinto al resto, son algunas medidas impuestas por la administración de Sebastián Piñera.

    A fecha de hoy, más del 87% de la población está vacunada. También muchos ya reciben una tercera dosis (denominada de refuerzo). Pese a ello los estrictos controles fronterizos continúan impidiendo la reactivación de la demanda internacional del país, ya que las medidas actuales no propician las condiciones necesarias para ello.

    Desde la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) insisten que no hay tiempo que perder para devolver las libertades a las personas, incluida la de viajar. La baja sostenida de casos y el exitoso proceso de vacunación contra el COVID-19 hacen que existan más que condiciones óptimas para quitar las restricciones de fronteras y pide al Gobierno de Chile confiar en las vacunas que inocula a su población.

    “Aunque Chile ha avanzado de manera destacada y responsable en la inoculación de sus habitantes, no lo ha hecho hasta ahora en términos del levantamiento de sus restricciones fronterizas. El gobierno, que ha instado a sus ciudadanos a que se vacunen; ahora, debe tener confianza en los beneficios de las vacunas, incluida la libertad de viajar”, dice Peter Cerdá, vicepresidente de IATA para las Américas y el Caribe en una carta enviada al diario La Tercera (10/09/2021).

    Si bien no pone en duda que la actual administración tiene la intención de proteger la salud de los ciudadanos, el vicepresidente de IATA para la región si deja un cuestionamiento respecto a la lentitud con la que Chile devuelve las libertades. En ese sentido, resalta que otros países ya vuelven a la normalidad, incluso con tasas significativamente menores de vacunación. “Los países han ido avanzando hacia una nueva normalidad, con la convicción de que es necesario y sobre todo posible, reactivar la economía, el turismo, y las fuentes de trabajo, de forma segura, y al mismo tiempo lograr el reencuentro de las personas en un contexto en que deberemos aprender a convivir con el Covid-19 y sus variantes, no sabemos hasta cuándo”, agrega.

    Actualmente, Chile es el fantasma que la industria aérea teme. Ser un país líder en vacunación, pero con un Gobierno que no es capaz de devolver las libertades a las personas. Por consiguiente, la situación impone un retraso en la reactivación de su economía -que al igual que la salud-, es fundamental para el bienestar de las personas.

    Para la industria aérea y también la del turismo, el atraso en la apertura está arriesgando la pérdida de otra temporada alta y eso se traduce en una demora para reactivar los empleos. Sin ayudas económicas relevantes, el sector es uno de las más perjudicados por la crisis que genera la pandemia y las restricciones, pese al rol catalizador económico que posee. Sólo en aviación, por cada empleo que se crea se generan otros tres o cuatro en otros sectores.

    “Cuanto más tiempo duren las restricciones, más precaria será la situación para un sector que cumple una función esencial en el desarrollo socioeconómico del país”, puntualiza Cerdá.

    A la luz de las decisiones tomadas, en el gobierno de Sebastián Piñera están lejos de reconocer el valor del transporte aéreo. Las medidas están socavando los progresos históricos conseguidos por el sector como resultado de un armonioso programa de colaboración directo o indirecto entre sectores público y privados. Como consecuencia, se está experimentando un retroceso de 20 años que incluso en las épocas más adversas de la historia no se manifiesta.

    Por su ubicación y condición geográfica, la aviación en Chile es fundamental para conectar al país con el resto de la región y el mundo. No hay otro medio de transporte para brindar la conectividad eficiente que se necesita tanto a nivel interno como externo. Por lo tanto, insistir con las restricciones es seguir condenando al país.

    En la misiva, IATA solicita a Chile anuncios con una apertura en materia de fronteras o al menos una hoja de ruta para reactivar. Menciona como ejemplos los casos de Canadá o Uruguay que pese a tener también extensos cierres de fronteras ya levantan las medidas. La importancia de contar una hoja de ruta es fundamental para realizar las proyecciones, programar la capacidad, reactivar las tripulaciones y dar el tiempo suficiente para que las personas planifiquen sus viajes. Cabe recordar que los viajes internacionales, especialmente los de larga distancia, la planificación se realiza con entre 60 a 90 días mínimos de anticipación.

    Cerdá plantea también que el gobierno devuelva la conectividad internacional para lo cual pide la apertura hacia y desde el extranjero a las ciudades de Antofagasta, Concepción y a otras ciudades con terminales habilitadas. Hasta antes de la pandemia, el crecimiento de las líneas aéreas y nuevos modelos de negocios hacen posible que por primera vez regiones tengan vuelos internacionales. Antofagasta con Bogotá, Cali, Lima y en el futuro también Medellín: Concepción y Calama con Lima, además de Punta Arenas con Ushuaia y las islas Falklands (Malvinas). Hoy, toda esa conectividad está suspendida lo que se traduce en un retroceso importante.

    “No se pueden seguir poniendo trabas o medidas que excedan lo realmente necesario para preservar la seguridad de todos. Solo una aviación activa y competitiva, podrá aportar en el desarrollo social y económico de todos los chilenos”, finaliza el representante de IATA.

    Ministro de Salud adelanta cambios en la situación fronteriza para octubre

    Con una creciente presión multisectorial, el gobierno de Chile todavía no entrega un plan de apertura confiable, obligando a la industria aérea y turística así como a la propia población a continuar improvisando semana tras semana. En la emisión del programa de conversación política Estado Nacional de Televisión Nacional (12/09/2021), el ministro de Salud, Enrique Paris, señala que dada la baja sostenida de los contagios podría haber cambios en lo que respecta a la situación fronteriza.

    “Todos pensamos que en octubre, si es que no se evidencia un aumento importante de casos, vamos a tener cambios en el control de fronteras y se van a abrir otros aeropuertos que son internacionales. Podría abrirse Antofagasta o Concepción, así como otros pasos fronterizos para permitir la entrada de extranjeros”, dice Paris.

    Al ser consultado por la fecha exacta de la apertura, el ministro de Salud evita entregarla, aunque enfatiza que sería octubre el mes de los esperados cambios. Específicamente, se le consulta por el 1º de octubre, fecha que no confirma ni desmiente. “Si las cifras siguen buenas, vamos a estudiar una apertura prudente y gradual de las fronteras”, señala la autoridad.

    Con amplias restricciones vigentes, la situación de las fronteras es sólo uno de los puntos pendientes. Para propiciar una efectiva reactivación también urge con eliminar restricciones de cuarentenas obligatorias, el uso de hoteles sanitarios de tránsito y pruebas de salud redundantes que también están limitando la reactivación.

    Fotografía portada - SITA

    Destacados

    Noticias Relacionadas