More

    Uruguay anuncia apertura gradual de fronteras a partir de septiembre

    Con el fin de avanzar hacia un retorno seguro de la normalidad y el cese del estado de emergencia sanitaria, Uruguay anuncia que a partir de septiembre abrirá las fronteras de su país. Según lo informado por el Presidente Luis Lacalle, la apertura será de manera gradual en dos periodos y condicionada a la vacunación de las personas contra el COVID-19.

    La primera fase de la apertura comienza el 1º de septiembre sólo para extranjeros que estén completamente inmunizados contra el COVID-19 y que sean propietarios de un bien inmueble en el país. Además de su certificado de vacunación, las personas deben presentar una prueba negativa PCR con 72 horas de anticipación al ingreso. El ingreso de extranjeros considera también a los cónyuges, parejas y los hijos. Dado que no todos los países están vacunando a los menores, en esos casos se puede solicitar que realicen una cuarentena familiar, aunque también se abre la posibilidad de que los menores extranjeros también puedan vacunarse en el país.

    La segunda etapa está fijada para el 1º de noviembre y considera una apertura mayor de las fronteras para todas las personas. Según el Consejo de Ministros de Uruguay, para esa fecha se estima que un 75% de la población del país estaría inmunizada, incluyendo aquella población objetivo con una tercera dosis, lo que daría mayor seguridad para recibir a personas de distintos países. Al igual que en la primera etapa, se exigirá una prueba PCR negativa al ingreso y podría incluir las mismas condiciones.

    Uruguay no todavía no informa las vacunas que se serán reconocidas, pero reconoce que el Ministerio de Salud Pública trabaja en un protocolo que se informará en los próximos días. Sin embargo, si adelantan que estará reconocida la vacuna rusa Sputnik-V lo que permitirá atender la demanda de ciudadanos argentinos que habitualmente tiene al país oriental como destino de vacaciones.

    La gradualidad de la apertura de las fronteras responde a un manejo de la pandemia ante una eventual alza de casos a medida que se reanudan las actividades y aparecen nuevas variantes del SARS-CoV-2. En ese contexto, el enfoque del país es realista asumiendo que la enfermedad del COVID-19 que pasará a convertirse en una endemia con la cual las personas deben convivir. Según el Mandatario, Uruguay no tendría planes de dar “una marcha atrás” dado que confía en la vacunación como herramienta de protección de la población.

    Dado que la primera apertura de fronteras es limitada, no se espera un crecimiento significativo de la demanda de viajes y reanudación de la capacidad. Sin embargo, la hoja de ruta anunciada permite a las líneas aéreas establecer una planificación para los próximos meses, especialmente para atender la temporada alta de viajes del verano 2021-2022.

    Fotografía portada - Aeropuerto de Carrasco

    Destacados

    Noticias Relacionadas