More

    Airbus completa la integración del tercer satélite Copernicus Sentinel-2C

    Siguiendo con el desarrollo de sus programas especiales, Airbus finaliza la integración del satélite Copernicus Sentinel-2C, el tercero en su tipo. Ahora, el equipo es enviado a Múnich para comenzar pruebas ambientales que demuestren sus capacidades en el espacio exterior. Según el fabricante, los ensayos están previstos hasta marzo de 2022.

    Los datos recogidos por los satélites Sentinel-2 se utilizan para vigilar el uso y los cambios en el terreno favoreciendo a una mejor gestión de la tierra. Actividades como la agricultura, la silvicultura, gestión de catástrofes como inundaciones, incendios forestales, deslizamientos de tierra y las erosiones, por mencionar algunas, son beneficiadas con la observación desde el espacio.

    Airbus indica que los satélites Sentinel-2 aportan también a la observación del medioambiente al vigilar el estado de los glaciares, hielo y la nueve. Mediante una adecuada observación, se pueden entregar datos interesantes que permiten una mejor elaboración de políticas públicas e incluso evaluar programas de asistencia en las misiones de ayuda humanitaria.

    Los satélites son parte del Copernicus, el programa europeo de vigilancia del medioambiente está dirigido por la Comisión Europea en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA). En paralelo, también prestan servicios operativos en ámbito de la seguridad, misma que puede ser reforzada con la observación para otros fines de manera tal de aportar información de inteligencia que permiten a los organismos correspondientes anticipar escenarios y eventuales conflictos. Cabe recordar que en el mundo moderno, los problemas medioambientales constituyen una amenaza a la seguridad de los países.

    Satélite Copernicus Sentinel-2C en su contenedor - Airbus

    Como los satélites anteriores (Sentinel-2A y -2B), el -2C ofrece una “visión de color” con imágenes ópticas desde el rango visible hasta el infrarrojo de onda corta del espectro electromagnético. Desde una altitud de 786 kilómetros, permitirá tomar imágenes en 13 bandas espectrales con una resolución de 10, 20 o 60 metros y una anchura de barrido única de 290 kilómetros.

    El uso de carburo de silicio en las estructuras del telescopio y los espejos proporcionan una estabilidad óptica muy elevada, minimizando la deformación termoelástica, lo que da lugar a una excelente calidad geométrica de la imagen. Según el fabricante europeo, no existen precedentes en esta categoría de satélites de observación.

    Los Sentinel-2 recogen 1,5 terabytes al día, después de una compresión a bordo. Los datos se formatean a alta velocidad y se almacenan temporalmente a bordo en la unidad de Memoria Masiva y Formateo de mayor capacidad que vuela actualmente en el espacio. La grabación de datos y el enlace descendente con láser pueden tener lugar simultáneamente, a alta velocidad a través de la SpaceDataHighway del satélite EDRS, además del enlace directo en banda X con las estaciones terrestres.

    El programa Sentinel 2-C considera una constelación de dos satélites idénticos. El primero (-2A) se lanza en 2015 y el segundo (-2B) en 2017. Actualmente, vuelan en la misma órbita separados en 180º entre sí para una mayor cobertura. Cada 100 minutos orbitan la Tierra cubriendo todas las superficies del planeta.

    En la actualidad, los dos satélites detectan sistemáticamente todas las zonas terrestres y acuáticas, produciendo excelentes resultados. Sólo el año pasado, la misión Sentinel-2 destaca por ser primera misión europea en términos de publicaciones científicas revisadas y volumen de datos distribuidos a los usuarios.

    La misión Sentinel-2 ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre la ESA, la Comisión Europea, la industria de la aviación y del espacio, los proveedores de servicios y los usuarios de datos. Alrededor de 60 empresas participan en la fabricación de los satélites. Encabezadas por Airbus Defence and Space, en Alemania se trabaja en los satélites, en Francia para los instrumentos multiespectrales y en España para la estructura mecánica del aparato.

    Fotografía portada - Representación del Satélite Copernicus Sentinel-2A - Airbus Space

    Destacados

    Noticias Relacionadas