More

    Aeropuertos estiman una pérdida de cinco mil millones de pasajeros para fin de año

    En una revisión de sus proyecciones, los aeropuertos estiman que como consecuencia de la extensión de las restricciones de viaje impuestas por los Gobiernos en el mundo, este año se pierdan alrededor de 5.000 millones de pasajeros adicionales en comparación con el último balance. Pese a ello, el escenario para los próximos meses es más favorable considerando las aperturas que los países están realizando la que debiera mantenerse tomando en cuenta un enfoque realista, en la que las políticas de cierre queden atrás y se de paso a un escenario de convivencia con el COVID-19 como cualquier otra enfermedad endémica del mundo.

    El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) estima que al cierre de 2021 se reporte una caída de 47,3% del movimiento de pasajeros respecto a los niveles de 2019. La reactivación continúa siendo impulsada por los tráficos domésticos de los grandes mercados permitiendo una transición hacia una recuperación sostenida. Se estima que este año transiten alrededor de 3.300 millones de pasajeros en vuelos domésticos lo que corresponde al 61,4% de los niveles de 2019.

    El avance de la vacunación y el levantamiento de las restricciones de viaje factores fundamentales que impulsan la reactivación de la demanda. Cada vez más los países adoptan un escenario realista hacia la apertura, pero un grupo todavía insiste en un enfoque de confinamiento que no aporta a la reactivación. Para los aeropuertos, el retorno de la demanda es una buena noticia porque permite disminuir el desequilibrio económico y asegurar una recuperación de gradual de los ingresos.

    Independiente de lo anterior, ACI considera que los aeropuertos pierdan más de US$108 mil millones en ingresos o una caída de 54,6%. Las pérdidas deben ir disminuyendo a medida hacia fin de año a medida que vuelvan los pasajeros y se reactiven los distintos servicios que ofrecen los aeropuertos en sus instalaciones.

    Debido a la falta de homogeneidad en el grado de apertura y levantamiento de las restricciones, uno de los principales temores del sector aeroportuario es que la demanda pueda tardar hasta dos décadas en recuperarse si los Gobiernos continúan colocando restricciones a los viajes. Las principales afecciones están en los viajes internacionales por la pérdida de conectividad y las barreras de entrada que se colocan en los países lo que afecta a toda la industria, aunque sea en distintos grados.

    “El tráfico aéreo de pasajeros es el elemento vital del negocio aeroportuario, ya que prácticamente todos los ingresos aeronáuticos son dependen directamente del tráfico de pasajeros, incluidas las tarifas relacionadas con los pasajeros y las tarifas relacionadas con las aeronaves”, comenta Luis Felipe de Oliveira, director de ACI.

    Desde su perspectiva, la crisis está lejos de ser superada y a fecha de hoy no se puede hablar de una reactivación sostenida ni menos de una recuperación. “La aviación aún necesita apoyo y decisiones políticas razonables de los Gobiernos si se quiere lograr una recuperación uniforme y sostenida”, señala.

    La volatilidad del escenario global impone una mayor presión para la viabilidad financiera para las distintas compañías y entidades que administran las terminales aéreas. Si bien los aeropuertos administrados por privados tienen una mayor presión inmediata, en términos prácticos todos están afecto al impacto financiero independiente quien sea su controlador.

    “Con poca flexibilidad en los gastos operativos junto con los costos de capital que son en gran parte fijos, la crisis actual representa un desafío sin precedentes para la viabilidad financiera de la industria aeroportuaria”, sentencia de Oliveira.

    Para devolver la conectividad perdida a los países, la industria aérea -incluyendo los aeropuertos- apelan a un enfoque coordinado de los Gobiernos, acción prácticamente ausente durante toda la pandemia. ACI apela a la apertura segura de las fronteras mediante una combinación del avance de la vacunación y un enfoque coordinado de pruebas de salud en los casos que corresponda. Los cierres de fronteras y la imposición de cuarentenas no son sostenibles en el tiempo y continúan generando daños a los países en términos económicos y también sociales.

    “La aviación aporta miles de millones al Producto Interno Bruto mundial, respalda millones de puestos de trabajo y fomenta el desarrollo sostenible de las comunidades a las que servimos. Persistir con restricciones a gran escala y medidas de cuarentena general pone en riesgo las perspectivas de una recuperación segura, centrada en los pasajeros y sostenible del sistema de transporte aéreo crucial, lo que resultará en una pérdida prolongada y perjudicial de la conectividad y el crecimiento global”, dice el director de ACI.

    Una vez superados los desafíos que impone la coyuntura más inmediata, los aeropuertos deben enfrentar las necesidades de mayor inversión para continuar modernizando la infraestructura necesaria para atender la reactivación de la demanda y la calidad de los servicios. A esto se agrega políticas razonables para el uso de los slots y una estrategia sostenible en términos económicos, sociales y medioambientales.

    Fotografía portada - Aeropuerto Tocumén

    Destacados

    Noticias Relacionadas