More

    Willie Walsh, director general de IATA: “Estamos comenzando a ver progresos”

    Con la llegada del verano en el hemisferio Norte y la apertura de las fronteras en Europa y otros países, especialmente a los pasajeros vacunados, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) destaca las primeras señales de reactivación en los mercados internacionales. En el balance del mes de mayo, cuando la apertura de las fronteras es aún muy reducida, señala que la demanda de viajes internacionales muestra una mejora pasando de una caída de 87,2% a un 85,% aportado por todas las regiones, a excepción de Asia-Pacífico.

    Willie Walsh, director general y CEO de IATA, destaca los tímidos avances en ese mes como un efecto positivo que se irá incrementando en los meses siguientes cuando la reapertura de las fronteras avance y otros países la mantengan. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer.

    “Estamos comenzando a ver progresos, con la apertura de algunos mercados internacionales a los viajeros vacunados”, sentencia al destacar el comienzo de la temporada alta de viajes en el verano del hemisferio Norte. Sin embargo, es crítico respecto a las posturas de muchos Gobiernos que todavía justifican medidas adversas como los cierres de fronteras y las cuarentenas aún cuando gran parte de la población está vacunada contra el COVID-19.

    “Es decepcionante que más Gobiernos no se estén moviendo más rápidamente para usar los datos para impulsar estrategias de apertura de fronteras que ayudarían a reactivar los empleos turísticos y reunir a las familias”, dice.

    Durante las últimas semanas, su gestión viene impulsando una reapertura responsable de las fronteras impulsado por los masivos programas de vacunación en todo el mundo. Una de las gestiones más fuertes están sin duda en la reapertura de los viajes aéreos a través del Atlántico Norte entre Europa y los Estados Unidos, el cual recién a fines de junio elimina las restricciones para que viajeros estadounidenses o residentes en ese país completamente vacunados puedan ingresar por motivos no esenciales.

    Sin embargo, todavía está el desafío de reactivar el corredor entre los Estados Unidos y el Reino Unido, además de que la administración de Joe Biden elimine en reciprocidad las restricciones a los europeos que en enero quita Donald Trump. En América Latina, está pendiente la compleja situación en Argentina, como consecuencia de las inapropiadas medidas del Presidente Alberto Fernández que ha dejado varadas a miles de personas en el extranjero, sin posibilidad de regresar a su país, y el extenso cierre de fronteras que la administración de Sebastián Piñera mantiene, haciendo que Chile sea hoy uno de los países con mayores restricciones a su población en el mundo, pese a tener una alta tasa de vacunación.

    “Demasiados Gobiernos continúan actuando como si la única herramienta en su arsenal anti-COVID-19 fuera un cierre fronterizo general o una cuarentena de llegada”, agrega el director de IATA. “Las investigaciones de las principales organizaciones médicas de todo el mundo confirman que los viajeros vacunados presentan muy poco riesgo para la población local, mientras que los datos muestran que las pruebas previas a la salida eliminan en gran medida el riesgo de que los viajeros no vacunados importen COVID-19”.

    Sus afirmaciones las realiza con datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) y el Instituto Robert Koch. Además, menciona que de acuerdo con datos del Reino Unido presenta que al menos el 98% de los viajeros que llegan y son detenidos en los confinamientos obligatorios se encuentra sano y no presenta ningún tipo de enfermedad.

    “Ya es hora de que los Gobiernos comiencen a responder a esta información con estrategias basadas en riesgos más matizadas y basadas en datos. Esto minimizará la posibilidad de importar COVID-19 al tiempo que permitirá que el mundo se reabra para viajar y todas las oportunidades que brinda para reconectarse con sus seres queridos, aprovechar oportunidades comerciales, explorar el mundo o tomar unas merecidas vacaciones”, puntualiza Walsh.

    En mayo, la demanda total de viajes aéreos, medida en pasajeros rentados por kilómetro (RPK) cae a un 62,7% respecto a mayo 2019 lo que supone una mejora respecto abril cuando se reporta una caída de 65,2% respecto al mismo mes 2019. La demanda doméstica se reduce en un 23,9% respecto a mayo 2019 manteniéndose abajo en un 25,5% en relación con todo 2019. Los grandes mercados domésticos son los que sostienen la reactivación dentro de los países, aunque se perciben deterioros en India y Japón por las variantes del SARS-CoV-2.

    En América Latina, las líneas aéreas muestran en mayo una caída del 75,2% de los viajes internacionales lo que se traduce en una mejora respecto del 80,9% de abril, ambos con relación a los respectivos meses de 2019. La capacidad, medida en asientos disponibles por kilómetro (ASK), cae en un 69,9% mientras que el factor de ocupación se ubica en 69,5% siendo el más alto entre todas las regiones en el mundo por ocho meses consecutivos. En lo que respecta a mercados domésticos, destaca el progreso de Brasil que pasa de una caída de 60,9% de abril a un 44,0% en mayo, ambas cifras en comparación con 2019, por la flexibilidad en las restricciones.

    Fotografía portada - Wikipedia Commons

    Destacados

    Noticias Relacionadas