More

    Airbus-Boeing: Europa y Estados Unidos ponen tregua a su disputa comercial para enfrentar a China

    En una de las guerras comerciales más extensas en el tiempo, la Unión Europea y los Estados Unidos logran una tregua temporal para poner pausa a la disputa por subsidios a Airbus y Boeing, respectivamente. Según ambas partes, el acuerdo supone la eliminación por cinco años de impuestos por US$11.500 a distintos productos derivados de las denuncias mutuas por ayudas públicas a sus fabricantes aeronáuticos.

    Tanto Europa como los Estados Unidos llevan enfrentándose por 17 años por causa de los subsidios que Airbus y Boeing reciben de sus respectivos Gobiernos. Para las empresas, que los líderes lleguen al acuerdo supone una base para funcionar de manera más equitativa con bases de entendimiento mutuo.

    El conflicto comienza en 2004 después de que las ventas de aviones de Airbus superan a los de Boeing. Inmediatamente, los Estados Unidos acusan a Europa de lograr una posición privilegiada en el mercado por otorgar subsidios ilegales desde la década de 1970 por US$22.000 millones lo que permite tomar ventaja. Desde el otro lado del Atlántico, la Unión Europea establece que los Estados Unidos ayuda ilegalmente a Boeing por otros US$23.000 millones en asistencias ilegales.

    La Organización Mundial de Comercio (OMC) señala en 2010 y 2011 que las dos compañías reciben asistencia ilegal. En el caso de la Unión Europea con Airbus, las ayudas se materializan para lanzar programas de aeronaves comerciales (como el A380, por ejemplo), mientras que en los Estados Unidos con Boeing a través de contratos gubernamentales y exenciones tributarias.

    787-8, 787-9 and 787-10 Artwork Boeing

    La OMC reafirma sus comentarios casi nueve años después cuando, en 2019, establece que la Unión Europea entrega apoyo ilegal a Airbus. Esta acción permite que los Estados Unidos responda con aranceles por US$7.500 al comercio anual. Asimismo, un año después indica que las ayudas y otros beneficios de los Estados Unidos a Boeing, permite a Europa colocar tasas al comercio por US$4.000 millones.

    Si bien la industria aeronáutica es protagonista, el acuerdo alcanzado entre los Estados Unidos y la Unión Europea durante estos últimos días se trata de una acción geopolítica para establecer alianzas en Occidente. El interés de los Estados Unidos es aliarse con Europa para tener una posición unida y más critica frente a China y también Rusia.

    Según la administración de Joe Biden, la Unión Europea es un aliado para promover el libre comercio, trabajar para combatir el cambio climático y también para avanzar en el término de la pandemia del COVID-19 con la crisis económica que impone al mundo.

    Ursula von der Leyen, presidente de la Comisión Europea, señala que la tregua alcanzada es un gran avance para la industria de la aviación. También destaca el inicio de una nueva etapa en la relación entre los dos bloques comerciales a nivel global.

    En lo estrictamente aeronáuticos, el acuerdo temporal entre la Unión Europea y los Estados Unidos en lo que respecta a Airbus y Boeing permite crear fortalezas sobre base de medidas de confianza mutua para evitar en el futuro a China y el auge de su industria aeronáutica. Si bien el fabricante chino COMAC no tiene un impacto global y sus productos están destinados al mercado interno, no se descarta que en un futuro próximo pueda tener una incidencia en el mercado internacional a medida que China aumenta su influencia. Como ejemplo de ello, está el acuerdo de COMAC con United Aircraft Corporation de Rusia para desarrollar un avión de línea aérea de fuselaje ancho.

    Hasta el momento, tanto Airbus como Boeing responden al auge de la industria aeronáutica china participando en empresas o estableciendo fábricas en ese país. Sin embargo, esto pareciera no ser suficiente. Por consiguiente, urge tomar otro tipo de acciones que entreguen nuevas herramientas para enfrentar comercial -y políticamente- al gigante asiático.

    En el contexto descrito, tanto la Unión Europea como los Estados Unidos ven como “poco apropiado” mantener disputas que sólo favorecen a un crecimiento de la influencia de China en el mundo. Así como China se acerca Rusia reviviendo antiguas alianzas de años atrás, en Occidente fortalecer los bloques comerciales para ser la respuesta inmediata, comenzando con las dos principales empresas exportadoras como son Airbus y Boeing.

    Fotografía portada - S. Ramadier / Airbus

    Destacados

    Noticias Relacionadas