More

    Cumbre del G7 termina sin avances y surgen cuestionamientos por falta de coherencia de los viajes presidenciales

    Mientras millones de personas todavía están privadas de la libertad de viajar dado que algunos Gobiernos imponen restricciones de ingresos y mantienen incluso las fronteras cerradas, en los últimos días se desarrolla la cumbre de países del G7 sin novedad alguna a cualquier evento previo a la pandemia. La instancia en la que la industria aérea busca avanzar hacia un retorno de los viajes internacionales queda sólo en un ideal tras no ser atenida ninguna propuesta que el sector presenta.

    Básicamente dos temas concentran el interés. El primero es la apertura antes de julio de un corredor entre los Estados Unidos y el Reino Unido, tal como se está ocurriendo con otros países de Europa. El segundo asunto es la estandarización de los protocolos de viaje y la eliminación de las cuarentenas, estas últimas ampliamente cuestionadas por el daño que causan y ser desincentivos para viajar.

    En los días previos a la cumbre del G7, las líneas aéreas de los Estados Unidos y del Reino Unido escriben a sus respectivas administraciones para instar hacia una apertura de un corredor de viajes entre ambos países, aprovechando la alta tasa de vacunación de la población, la baja de los contagios y que los aviones son medios seguros de transporte. Sin embargo, la petición es ignorada tanto por el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, como por el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson. En el caso de este último, la no referencia está acompañada de una postergación en un mes del levantamiento total del país anunciado inicialmente para el 21 de junio.

    Tampoco hay novedades importantes respecto a las cuarentenas y a la homologación de los procedimientos de viaje. Los pasajeros deben seguir sujetos a las restricciones que cada país coloca como los semáforos de viaje del Reino Unido y Francia, por ejemplo, o las aperturas más sencillas como las de España o Italia.

    En el sector no hay una única opinión a lo anteriormente mencionado. Para algunos, los Gobiernos nuevamente desperdician una oportunidad para reactivar ya que pareciera que continuarán privando a la industria aérea y del turismo de parte importante de la temporada alta de verano (del hemisferio Norte). Para otros, siguen existiendo oportunidades aprovechando la demanda que surge en aquellas rutas hacia destinos ya desconfinados y países con menos trabas de ingreso, lo que también abre la puerta a escenarios futuros de exploración. Sin embargo, a diferencia de 2020 la situación actual es mucho mejor al tener un grado de apertura superior y la creencia de un escenario que avanza hacia la superación de la parte más profunda de la crisis.

    Junto con los escasos avances para el retorno seguro de los viajes internacionales, una de las imágenes que contrasta con la realidad de muchos países y medidas tomadas por las autoridades es la forma en que se lleva a cabo el encuentro entre Mandatorios. Todos los allí hacen caso omiso a las medidas sanitarias, como distanciamiento físico, uso de mascarillas o aglomeraciones de personas, que las autoridades repiten como letanías a la población en una especie de “mensajes para avivar el terror”. También se registra la ausencia los protocolos de ingreso a los países como viajes ida y vuelta, aunque se tenga fronteras cerradas y cuarentena en hoteles sanitarios.

    En su reciente encuentro con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, Biden defiende los encuentros señalando que no hay substitución para un diálogo cara a cara con otros líderes. En la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) comparten su opinión y señalan que es tiempo de poner al mundo en una hoja de ruta hacia la libertad.

    La situación del G7 no es única. En América Latina, una de las regiones más afectadas por la pandemia en la actualidad, también se presentan algunas incoherencias. En Chile, país que está entre los líderes mundiales en vacunación completa (alrededor del 60% de la población), pero que es líder en restricciones a su población, el Presidente Sebastián Piñera casi realiza una gira internacional en momentos en que tiene sometido al país un extenso y dañino cierre de fronteras que impide incluso a sus ciudadanos salir libremente. Sólo las críticas transversales de distintos sectores fuerzan al Mandatario a suspender su viaje ante una evidente falta de coherencia entre lo que pregona y lo que hace. Pese a ello, el daño está hecho.

    Lo ocurrido hace unos días en el mundo es calificado por algunos medios y personas como una verdadera “hipocresía” o como una “total desconexión de la realidad”. En un aspecto más político, se interpreta como el reflejo de un comportamiento característico de una elite dominante que parece ser caldo de cultivo para ideas de descontento de sectores más extremos de la sociedad. Incluso, la forma como se lleva la cumbre y sus actividades (presencial, almuerzos, caminatas en grupos, abrazos, etc.) más constituir un grupo exclusivo sólo aviva teorías conspirativas que no ayudan a superar el problema global.

    Si bien dicha reunión -como otras- son de alta importancia y deben contar con los protocolos necesarios, está demostrando que si es posible volver a la normalidad. Así, si un grupo selecto puede viajar y reunirse, el resto de la población también lo puede hacer, recuperando de esta forma las libertades perdidas.

    A nivel global, las restricciones impuestas por los Gobiernos han significado daños importantes a las vidas de las personas con pérdidas de puestos de trabajo, la afecciones a la salud (física y mental), daños en la educación, distanciamiento de familias y seres queridos, pérdida de oportunidades comerciales, entre otros. A más de un año de declarada la pandemia, hay más conocimiento sobre el virus, protocolos más o menos efectivos y herramientas de solución (vacunas) que permiten sentar las bases para una reactivación y posterior recuperación. Por consiguiente, no se entiende que algunos Estados continúen colocando medidas restrictivas o no dispongan de una hoja de ruta para superar el difícil momento.

    Fotografía portada - G7 UK 2021

    Destacados

    Noticias Relacionadas