More

    American Airlines espera operar en junio al 90% de su capacidad doméstica y 80% de su oferta internacional

    Impulsado por el escenario de reactivación en los Estados Unidos para dejar atrás el impacto producido por la pandemia del COVID-19, American Airlines ofrece para la temporada de verano del hemisferio Norte más de 150 nuevas oportunidades de viaje. Se trata de un agresivo plan de expansión que confirma el interés de la empresa de reactivar prácticamente toda la flota paralizada durante 2020 para reconstruir la red.

    Tomando como base el creciente número de reservas y la cantidad de pasajeros transportados a medida que avanzan los programas de vacunación y se eliminan las restricciones como las cuarentenas, por mencionar alguna, American señala que está en condiciones de operar a más del 90% de capacidad, medida en términos de asientos disponibles por milla recorrida (ASM) en comparación con 2019 en sus vuelos domésticos y a un 80% de ASM en rutas internacionales.

    La reconstrucción de la oferta está determinada por la demanda de viajes de placer y V.F.R. (Visit Friends & Relatives) como una consecuencia sociológica natural a meses de afecciones emocionales y personales producto de las restricciones impuestas por el COVID-19. En ese sentido, la capacidad está orientada hacia destinos vacacionales de playa, montaña o aire libre en los Estados Unidos, México, el Caribe y Sudamérica llegando hasta el Perú.

    “A lo largo de la pandemia, nuestro distintivo ha sido construir un programa basado en lo que los clientes nos dicen que quieren y necesitan”, señala Brian Znotins, vicepresidente de Planificación de Red de American Airlines. “Hoy, nos están diciendo que desean volver a viajar. Con nuestra operación este verano, podemos ofrecerles a nuestros clientes la mejor red de destinos y darles la bienvenida a los cielos de manera segura”.

    La reactivación de la red está en marcha con un número mayor de vuelos a la venta y la introducción de otras 17 rutas disponibles para el comercio a partir del 19 de abril. La línea aérea señala que la programación para los próximos meses está pensada para facilitar la reconexión tanto de las personas como de las ciudades a nivel doméstico y también internacional. En este último segmento, destaca el foco por mercados más al Norte de América Latina y el Caribe por mantener políticas más sostenidas en el tiempo que apuestan por la recuperación.

    Con base en las proyecciones actuales de la demanda de los clientes, American espera tener una capacidad doméstica casi igual a la de 2019. Para el 05 de junio, en respuesta al aumento de la demanda por los viajes de placer introducirá, por ejemplo, ocho nuevas rutas, operando los sábados, para conectar Orlando desde Birmingham (Alabama), Memphis, Dayton, Nashville, Indianápolis, Pittsburgh, Louisville y Raleigh-Durham.

    En paralelo, se planea utilizar equipos de fuselaje ancho en algunas rutas de alta demanda, acción que ya se ve en algunos meses anteriores durante la pandemia. Uno de los tramos favorecidos con esta política es el servicio “costa-costa” Nueva York (JFK) – Los Ángeles que durante el verano boreal operará con equipos Boeing 777-200ER. La oferta permite a American competir con los incrementos de capacidad de la competencia como United que vuelve a operar dicha ruta (adicional a los servicios desde Newark) y también a una JetBlue más competitiva.

    Como respuesta a la demanda de viajes por placer, la reactivación de la red también considera lugares como Asheville en Carolina del Norte, Kalispell, en Montana o Jackson, en Wyoming. También se suman 10 rutas desde Austin, incluyendo un servicio puntual los sábados desde esa ciudad hacia Nassau en Las Bahamas.

    Aumento de la oferta internacional

    A medida que algunos países levantan las restricciones, se abren oportunidades para reconstruir la red aún cuando la demanda todavía se encuentra bajo los niveles previos a la pandemia. American Airlines reconoce que la cantidad de pasajeros en rutas internacionales está tardando en recuperarse, pese a que algunos mercados muestran una perspectiva más favorable como resultado de políticas sostenidas de apertura.

    Siguiendo las directrices para reactivar y la demanda de los clientes, las rutas internacionales para la temporada de verano 2021 están determinadas por América Latina y el Caribe. Queda pendiente la situación en Europa por las restricciones que todavía existen y la falta de claridad en lo que respecta a una “hoja de ruta” de apertura, Asia y los países del cono sur americano como Argentina y Chile, donde las decisiones políticas pueden retrasar los planes de reactivación en comparación con otros mercados. El escenario brasilero también impone un horizonte incierto, pero el tamaño de su mercado puede favorecer a una reactivación más rápida de existir condiciones más favorables.

    American espera tener una oferta al 80% en comparación con los niveles de 2019. Dicha perspectiva considera los asientos disponibles y es posible que en algunos casos arriesgue una sobre oferta. En ese sentido, la decisión puede estar acompañada de acciones destinadas a estimular la demanda y reservar cuota de mercado aprovechando que otros operadores no están disponibles en los mismos niveles de competencia producto de la situación propia por la que atraviesa o las condiciones colocadas en sus países. A esto se agrega, la disposición de una oferta mayor para desarrollar aún más el negocio de carga a través del transporte en bellies.

    Tras la reorganización de los hubs, American Airlines considera gestionar la demanda de viajes hacia y desde América Latina y el Caribe a través de Miami, aún cuando su oferta también puede incluir conectividad desde Dallas Fort Worth. En ese sentido, la compañía asigna equipos de fuselaje ancho como B777-200ER en rutas hacia Bogotá, San Juan de Puerto Rico, y B787-8 a destinos como Cali, Guayaquil, Lima, Medellín (MDE), Puerto Príncipe y Quito.

    Apostando por la reactivación de Colombia, el plan para los próximos meses considera servicios desde Nueva York (JFK) hacia Bogotá, Cali y Medellín (MDE). También se espera una mayor conectividad con Ecuador y el Perú gestionada a través de aumentos de capacidad, junto con el lanzamiento de rutas desde Miami a Paramaribo y Tel Aviv.

    Debido a las restricciones de viaje aún presentes y una débil demanda resultante, American no planifica para el verano boreal vuelos a Edimburgo, Shannon y Hong Kong. En compensación, continuará con ofertas puntuales a los hubs de Londres (LHR) y Dublín complementada con la oferta de compañías de IAG como British Airways y Aer Lingus, respectivamente. No se descarta que a medida que las restricciones se levanten y la demanda regrese, muchas rutas que no prevén servicios para los próximos meses reinicien a futuro.

    Entre las novedades en la red internacional hacia Europa está el lanzamiento del nuevo servicio Nueva York (JFK) – Atenas y Nueva York – Tel Aviv. Ambos, se trabajan en conjunto con JetBlue como resultado de la nueva alianza comercial.

    Fotografía portada - Dallas Fort Worth Airport

    Destacados

    Noticias Relacionadas