More

    FedEx inicia pruebas para operar aviones cargueros con un solo piloto

    ¿Es el anticipo del fin de las tripulaciones de vuelo como las conocemos hoy? En el escenario más inmediato, probablemente no, pero sin duda es parte del comienzo de una mayor automatización del transporte aéreo en sus distintos segmentos. En términos simples, es una continuidad en la evolución de la aviación iniciada hace muchos años con la introducción de las llamadas “cabinas de cristal” y que en su momento, ponen el fin del puesto de ingeniero de vuelo en los aviones.

    De acuerdo con lo que publica The Air Current (18/02/2021), el 10 de febrero la compañía carguera FedEx realiza en una especie de “operación secreta” (por no ser publicada ni anunciada) un vuelo comercial en un ATR 42-300 tripulado con un solo piloto. Hasta el momento, esta aeronave sería la mayor del segmento comercial con la que se estaría ensayando nueva tecnología para avanzar hacia una mayor automatización de los vuelos.

    Conscientes de las repercusiones que estas acciones pueden generar en distintos ámbitos y rubros, es lógico que estos ensayos no sean abiertamente informados, pero se deben entender como parte de la transición en la que está inmersa la aviación mundial. Sin duda la crisis del COVID-19 y el impacto económico que las medidas colocadas por los Gobiernos es un factor determinante en ello, ya que fuerzan a la industria a buscar mecanismos para asegurar su continuidad y crear fortalezas en el futuro, tomando en cuenta que las amenazas a la seguridad son más frecuentes y múltiples y los ciclos económicos son más seguidos.

    El ensayo realizado no es algo nuevo, sino la aceleración de un proceso ya en curso. En ese sentido, sigue en línea con los proyectos comenzados años atrás por Sikorsky que, desde 2013, está en la búsqueda de una operación segura con un solo piloto al mando. El objetivo final es conseguir el vuelo autónomo en todas las aeronaves tanto de ala rotatoria como de ala fija.

    «Queremos reinventar fundamentalmente cómo se vuelan los helicópteros e incluso los aviones de ala fija”, dice en esa oportunidad Chris Van Buiten, vicepresidente de Sikorsky Innovations, según publica Vertical Magazine (09/05/2017). “Nuestro objetivo es hacer que volar sea fundamentalmente más seguro. Actualmente, tres cuartas partes de los accidentes de helicópteros son vuelos controlados al terreno…Creemos que los sistemas de autonomía a bordo del helicóptero que colaboran con la tripulación de vuelo pueden eliminar la mayor parte de esos accidentes”.

    Hace ocho años, Sikorsky lanza un programa denominado Matrix Technology el cual madura a través del Sikorsky Autonomy Research Aircraft (SARA) desarrollado en un S-76B y en un UH-60A Blackhawk. El objetivo avanzar en el desarrollo de esta tecnología para aumentar las operaciones con un solo piloto en toda su línea de producción.

    En 2016, con fondos del programa del Sistema de Automatización del Trabajo de Tripulaciones en la Cabina (ALIAS, por sus siglas en inglés) de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa (DARPA), Sikorsky realiza un vuelo autónomo de 30 millas destacando la capacidad de planificar y ejecutar cada fase del vuelo desde el control de una tablet. Posteriormente, las pruebas se realizan también en un Cessna 208 Caravan.

    En enero de 2017, DARPA selecciona a Sikorsky para mejorar la capacidad de SARA y adaptarlo a diferentes misiones y también aeronaves dentro de la fase 3 del programa. En esta etapa se incluye la modalidad de transitar a operaciones tripuladas de dos a un piloto o incluso con ningún piloto.

    Van Buiten indica en esa ocasión que el sistema está pensado para ampliar la flexibilidad operativa con un mejor nivel de seguridad y una reducción de costos. “La aeronave puede volar con dos tripulaciones cuando lo necesite como cuando hay muchos pasajeros”.

    Desde la visión de Sikorsky, en el caso de las misiones militares la automatización de la cabina -y del vuelo en general- permite desarrollar misiones más complejas con menor riesgo para la vida humana. Como referencia pone que las operaciones más complejas como asaltos nocturnos o aterrizajes en zonas con muchos obstáculos son más seguras cuando hay automatización. “Permitiremos que el helicóptero asuma nuevas misiones y lo habilitaremos para ejecutar procedimientos de emergencia más allá de la capacidad humana”, dice el ejecutivo.

    Los cambios que el fabricante de helicópteros plantea no implica que se ejecuten de manera de inmediato ya que faltan años de investigación y pruebas para demostrar que se cuenta con la tecnología adecuada para garantizar que las operaciones aéreas puedan ser seguras con un solo piloto o incluso sin pilotos al mando. En 2017, Van Buiten expresa que “faltan al menos cinco años” de trabajo, por lo que según su pronóstico 2022 sería un año de cierta inflexión.

    La idea de volar con menos tripulaciones tampoco es nueva. En la aviación comercial, John O’Leary, el polémico CEO de Ryanair, incluso lo plantea en reiteradas oportunidades para reducir costos y hacer que los viajes aéreos sean más asequibles para la población. Si bien sus declaraciones forman parte de la estrategia comunicacional de la ULCC irlandesa, no deja de ser una visión del futuro del transporte aéreo.

    Airbus y Boeing desde hace tiempo también están desarrollando tecnologías para aumentar la automatización en las cabinas de mando, primero eliminar la carga de trabajo de los pilotos y más a futuro, conseguir la reducción de las tripulaciones. Ya a fines de la década de 1970, Boeing da el primer paso en la reducción de las tripulaciones de vuelo con la eliminación del ingeniero en la cabina en el B757 y posteriormente en el B767. Con el A320, Airbus introduce la mayor digitalización del vuelo con el sistema fly-by-wire, hoy utilizado por todas las aeronaves de líneas aéreas.

    Por aprensiones y eventuales impactos en la opinión pública, a excepción de Ryanair, las líneas aéreas de pasajeros no suelen comentar iniciativas de reducir las tripulaciones. Tampoco FedEx lo hace en esta oportunidad. Dado que la seguridad es la prioridad número uno de la industria aérea, el requisito de los dos pilotos es fundamental ante cualquier emergencia o situación que requiera acciones inmediatas.

    Por ahora, las líneas aéreas de pasajeros y los gremios de pilotos están alineados en sus posturas frente a la posibilidad de reducir tripulaciones en vuelo. Los sindicatos indican que esta tecnología todavía “no está del todo probada” y menos está madura para realizar una transición a los vuelos con menos pilotos al mando. Aluden al factor fundamental que siguen desempeñando los pilotos ya que ante cualquier situación a bordo pueden anular las decisiones del avión y regresar a tierra de manera segura. También plantean sus dudas respecto a cómo esta nueva tecnología se protege ante eventuales amenazas a la seguridad como las interferencias ilícitas o el cyberterrorismo, entre otras.

    No se descarta que a futuro cuando estos sistemas estén más avanzados y probados, las líneas aéreas de pasajeros comiencen a evaluar la reducción de las tripulaciones y a muy largo plazo el vuelo autónomo. Mantener las tripulaciones acordes a la normativa de cada país, con sus viáticos y horas de descanso correspondientes, representan enormes costos para las empresas los que podrían reducirse significativamente al eliminar al menos un piloto en cabina. En las compañías cargueras, por el contrario, la medida despierta interés más inmediato ya que el transporte de mercancías no siempre requiere tanto personal a bordo.

    En 2018, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprueba el financiamiento para que la Administración Federal de Aviación (FAA) iniciara un programa de investigación y desarrollo de operaciones aéreas con un solo piloto al mano. Dichos fondos también consideran estudios para un pilotaje a distancia a través de computadora.

    En paralelo, la empresa M2C Aerospace empieza el desarrollo de un sistema de gestión de vuelo (FMS) para aviones comerciales a fin de eliminar a un piloto. Las primeras pruebas se realizan en un ATR 42 desde la isla de Antigua hacia los Estados Unidos. En su oportunidad, FedEx manifiesta interés en ese sistema en una especie de anticipación a futuros ensayos que ya forman parte de la realidad.

    Fotografía portada – ATR

    Destacados

    Aeropuertos del mundo establecen hoja de ruta hacia el carbono cero para 2050

    Reconociendo que el transporte aéreo es un desafío global que demanda una respuesta urgente de parte de la comunidad internacional, los aeropuertos...

    Colombia toma pista para el despegue: recupera 67% de rutas y registra nuevos servicios aéreos

    Como reflejo de una decisión política de sus autoridades, Colombia comienza a destacar en la región por su apertura que abre camino...

    Leonardo entrega el primer helicóptero de entrenamiento TH-73A a la Marina de los Estados Unidos

    Desde su centro regional en Filadelfia, el fabricante italiano Leonardo concreta la primera entrega del helicóptero de entrenamiento TH-73A a la Marina...

    GOL busca fortalecer su posición en el mercado doméstico de Brasil con la compra de MAP Transportes Aéreos

    En una consolidación para crear fortalezas y superar la actual crisis, GOL anuncia la adquisición de la línea aérea regional MAP Transportes...

    Noticias Relacionadas