More

    Air France – KLM Group destaca su capacidad para transportar vacunas, pero resaltan la necesidad de cooperación

    Ante el desafío logístico que significa la distribución de las vacunas contra el COVID-19, Air France – KLM Group destaca su capacidad para enfrentar la misión una vez que se obtengan las autorizaciones correspondientes. Para tal propósito, desde hace cuatro meses tiene dispuesto un grupo de trabajo dedicado al tema de vacunas integrado por los departamentos de carga de Air France, KLM y Martinair Cargo. El objetivo estar listos para movilizar las dosis en el menor tiempo posible.

    “Air France KLM Martinair Cargo tiene años de experiencia en el transporte de productos farmacéuticos a temperatura controlada y fue el primer grupo de aerolíneas en obtener la certificación CEIV de IATA”, dice GertJan Roelands, vicepresidente Senior de Ventas y Distribución de la división de carga del holding.

    Como reflejo de su capacidad logística, destaca el despliegue realizado durante los meses de la pandemia para mantener la red mundial de carga aérea y la cadena de suministros, pese a la disminución significativa de la oferta como consecuencia de las restricciones de viaje y la drástica caída de la demanda. Consultada la compañía, indican que en los últimos meses realizan aproximadamente 6.000 vuelos cargueros y, en la actualidad, opera a más de 100 destinos de larga distancia.

    Los anuncios de la farmacéutica estadounidense Pfizer y su socia alemana BioNTech respecto a que su vacuna posee un 95% de efectividad y resultados similares de otros laboratorios, advierten a la industria aérea como a toda la cadena de distribución, incluyendo a los Gobiernos, que el escenario altamente esperado para distribuir vacunas está llegando. Datos de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) indican que se deberán vacunar a 7.800 millones de personas en un periodo corto de tiempo lo que exige una logística sin precedentes.

    En primera instancia, la rapidez y el control de la temperatura son los elementos que generan la principal preocupación. Muchas vacunas deberán ser distribuidas a temperaturas muy bajas. La de Pfizer, por ejemplo, debe mantenerse congelada a -70ºC, mientras otras deben estar distribuidas a temperatura constante entre 2ºC y 8ºC. Esto significa que las soluciones logísticas deben ser esenciales para mantener la calidad del producto. Entre las preocupaciones también destaca la seguridad y la capacidad de la infraestructura en aeropuertos como almacenes.

    En el caso de KLM Cargo, se ha habilitado una instalación de almacenamiento en el centro de operaciones Schiphol Pharma en el aeropuerto de Ámsterdam que cuenta con un espacio climatizado de 1.118 metros cúbicos (m3). En paralelo, se construye una segunda cámara frigorífica de 2.061 m3. En París (CDG), también se está terminando una nueva zona para productos farmacéuticos que considera soluciones de transporte para vacunas.

    Pese a las inversiones realizadas como parte de su esfuerzo natural al ser transportista de carga, en Air France – KLM Group mencionan que urge adoptar un enfoque de cooperación multilateral para hacer frente a toda la logística que representa la distribución de las vacunas. Por ser los entes encargados de la normativa y de la seguridad, los Estados tienen un papel central en el proceso, ya que serán los que entreguen las directrices necesarias para operar.

    “Creemos que la cooperación y la creación de comunidades en torno a la próxima distribución mundial de vacunas son esenciales”, agrega Adrian den Heijer, CEO de Air France – KLM Cargo. “Hemos establecido asociaciones con muchas partes de la cadena logística, incluidos transportistas, empresas de transporte por carretera, proveedores de contenedores, aeropuertos, asociados de carga/logística, empresas farmacéuticas e institutos y autoridades relacionados con la atención de la salud”.

    Como ejemplo, menciona la cooperación con Air Cargo Netherlands (ACN) y la administración del aeropuerto Schiphol y con Aéroports de Paris. De esta manera, el grupo de trabajo inicial considera una acción efectiva en los dos hubs de la compañía que actuarán como nodo global en la cadena de distribución.

    A través de sus divisiones de carga, Air France – KLM Group ya está transportando las primeras vacunas para dar curso a los ensayos clínicos contra el COVID-19 en distintos países. En Chile, por ejemplo, KLM Cargo transporta 6.000 dosis de la vacuna Sinovac desde China a Santiago. Aunque puntual, la distribución es un ejemplo de las capacidades logísticas de las líneas aéreas del holding que anticipa el trabajo por delante.

    Según IATA la distribución de una dosis a la población requerirá una capacidad logística sin precedentes. En términos comparativos, se requerirán 8.000 aeronaves Boeing 747 de carga para llevar las vacunas a todo el mundo.

    Fotografía portada – KLM Cargo

    Destacados

    LATAM logra un 6,52% de eficiencia en uso de combustible entre 2012 y 2020

    Continuando con los progresos en materia de sostenibilidad, LATAM Airlines informa que en el periodo 2012 – 2020 consigue incrementar en un...

    Aeropuerto de San Francisco busca un procesamiento más fluido de pasajeros con tecnología biométrica

    Acelerando las transformaciones en la experiencia de viaje, el aeropuerto de San Francisco es el primero en los Estados Unidos en probar...

    Corea del Sur presenta al KF-21 Boramae

    Con la presencia del Presidente de Corea del Sur Moon Jae-in, Korean Aerospace Industries (KAI) presenta oficialmente el caza de "4.5ta" generación...

    Industria aérea resalta a los Gobiernos de la región la importancia de contar con una “hoja de ruta” coordinada para reactivar

    Ante un escenario altamente complejo por la imposición de nuevas restricciones a las libertades de las personas y falta de estandarización en...

    Noticias Relacionadas