More

    Airbus propone tres conceptos de aviones con cero emisiones

    Con el fin de avanzar rápidamente hacia una nueva generación de aviones sostenibles que permitan a la industria aérea alcanzar la meta de cero emisiones para 2050, Airbus revela tres conceptos de aeronaves con las cuales se puede avanzar en la “descarbonización de la aviación”. Cada una de las propuestas representa un enfoque diferente para conseguir un vuelo con cero emisiones contaminantes mediante soluciones tecnológicas y aerodinámicas.

    En los tres modelos, Airbus plantea la utilización del hidrógeno como fuente de energía primaria por considerarlo un combustible limpio y “altamente prometedor” para el futuro. Inicialmente, esta solución comience a implementarse en el sector aeroespacial de cuyos resultados se puede ir obteniendo una gradualidad hacia otros modelos de transporte aéreo y también otras industrias.

    “El uso del hidrógeno en combustibles sintéticos o utilizados como fuente de energía primaria para aviones comerciales tiene el potencial de reducir significativamente el impacto climático de la aviación”, señala Guillaume Faury, CEO de Airbus.

    La meta que el fabricante europeo se coloca es altamente ambiciosa. Está impulsada por la nueva realidad que impone la crisis actual que obliga a todas las industrias a reducir costos y a continuar reforzando acciones para enfrentar las nuevas amenazas del mundo moderno, incluyendo los desafíos medioambientales. En ese contexto, destaca que la industria aérea toma en su conjunto incrementar las acciones en favor de la sostenibilidad con compromisos formales adquiridos con la solicitud de ayudas públicas a distintos Gobiernos para hacer frente a la pandemia.

    “Este es un momento histórico para el sector de la aviación comercial en su conjunto. Tenemos la intención de desempeñar un papel líder en la transición más importante que ha acometido esta industria en su historia”, expone Faury.

    Los conceptos que muestra Airbus son propuestas sobre las cuales se pueden desarrollar nuevas generaciones de aviones de pasajeros. Consideran una mezcla de los diseños actuales más avanzados, un aprovechamiento mejor de la aerodinámica y también el cambio de las tendencias de viaje como la mayor cantidad de vuelos punto a punto.

    Fotografía – Airbus

    El primer modelo corresponde a un diseño turbofan para 120 a 200 pasajeros que puede ser utilizado en rutas medias. Con un alcance de más de 2.000 millas náuticas podría realizar operaciones transcontinentales propulsados por un motor de turbina de gas modificado que funciona por combustión de hidrógeno, en lugar de combustible tradicional. El hidrógeno líquido se almacenará y distribuirá usando tanques ubicados detrás del mamparo presurizado trasero.

    El segundo concepto es un diseño de un avión turbohélice de hasta 100 pasajeros también propulsado por una combustión de hidrógeno en motores de turbina de gas modificados. Airbus asegura que podría ser “una opción perfecta” para operaciones de corta distancia también orientadas en vuelos comerciales punto a punto.

    Fotografía – Airbus

    Finalmente, la tercera idea que el fabricante sugiere es un avión con “cuerpo de ala mixta” para 200 pasajeros en el que las alas se fusionan con el fuselaje. El diseño es parecido al concepto que KLM y la Universidad Tecnológica de Delft proponen con el “Flying-V” cuyo modelo realiza los primeros ensayos de vuelo. Con un alcance de 2.000 millas náuticas es una propuesta orientada a transporte multipropósito considerando la cabina de pasajeros y de carga, además de lugares para el almacenamiento del combustible de hidrógeno.

    Fotografía – Airbus

    “Los conceptos que desvelamos hoy muestran al mundo nuestra ambición de ser pioneros en una visión audaz de los futuros vuelos con cero emisiones”, afirma el CEO de Airbus. “Nos ayudarán a explorar y a madurar el diseño y la configuración del primer avión comercial con cero emisiones neutro para el clima que nos proponemos poner en servicio de aquí a 2035”.

    Si bien la meta de tener un avión cero emisiones, Airbus como la industria aérea en general deben enfrentar a los costos que suponen el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías que muchas veces representan la principal barrera para su aplicación. Un aspecto práctico y reciente es el uso de biocombustibles de segunda generación que, pese a demostrar su viabilidad y seguridad operacional, su elevado costo de producción impide su masificación.

    Para atender ese desafío, Airbus llama a la industria y los Gobiernos de todo el mundo a dar un impulso decisión por parte de todo el ecosistema de la aviación. “Con el apoyo de socios industriales y del sector público podremos acometer el desafío de incrementar el uso de energías renovables y de hidrógeno a fin de lograr un futuro sostenible”, acota Faury.

    Ante los retos que supone la investigación, implementación y producción de nuevas tecnologías en aeronaves así como el uso del hidrógeno como combustible, el fabricante europeo identifica tres grandes aspectos que deben ser abordados. Todos exigen una directa colaboración y apoyo de los Gobiernos.

    El primero está en el tema de la infraestructura aeroportuaria para adecuar los espacios a los nuevos diseños de aviones que los terminales aéreos actuales no consideran. Se trata de un tema no menor considerando que gran parte de la infraestructura que se construye actualmente está funcionando bajo diseños tradicionales que cambiarán en las próximas décadas. En algunas regiones como América Latina, donde los planes están atrasados en 10 años, puede representar foco de preocupación.

    Otro desafío por abordar es el apoyo gubernamental en el financiamiento I+T y la digitalización. Ambos aspectos son fundamentales para las distintas etapas que supone investigar nuevos conceptos de transporte cuyo desarrollo no es inmediato y demandan años de trabajo y horas-hombre.

    Finalmente, se resalta la importancia con facilitar el fomento el uso de combustibles sostenibles que permitan dar incentivos para que los operadores aéreos puedan renovar sus flotas en un periodo razonable del tiempo. Actualmente, el proceso se retiro de aviones más antiguos y menos eficientes se ha acelerado por la rápida introducción de equipos de nueva generación en un menor intervalo de tiempo y la desprogramación masiva de aeronaves que genera una mayor oferta y menor precio. Sin embargo, el tema de los precios del combustible, especialmente, aquellos más sostenibles continúa siendo un desafío.

    La propuesta de Airbus se suma a una serie de iniciativas en curso por parte distintos actores de la industria aérea. Si bien ninguna todavía se materializa en un diseño concreto, se espera que estos puedan materializarse en las próximas dos décadas dependiendo del grado de colaboración intersectorial que exista.

    Fotografía portada – Airbus

    Destacados

    Autoridad aeronáutica europea somete a consulta pública una directiva de aeronavegabilidad para certificar al B737 MAX

    Tras calificar en los meses anteriores al Boeing 737 MAX como “una aeronave segura”, la Agencia Europea de Seguridad en la Aviación...

    Brasil es el primer país de América Latina en levantar las restricciones para el B737 MAX

    A una semana de que la Administración Federal de los Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) entrega la nueva certificación...

    Chile entre los cinco países más afectados de la región en conectividad aérea

    Después de figurar en 2019 como uno de los cinco países mejores conectados de la región, Chile registra una importante afección en...

    American elimina cobros por cambio de viajes hacia Centroamérica y América del Sur insertando un nuevo nivel de competencia

    Siguiendo los cambios en las políticas de viaje aplicadas en los Estados Unidos, American Airlines elimina ahora los cobros por cambios para...

    Noticias Relacionadas

    error: Contenido Protegido !!