More

    IAG ajusta el tamaño de sus líneas aéreas ante la contracción de la demanda mundial

    Como parte de las medidas para reducir costos y adecuarse a la nueva realidad que impone la crisis, IAG considera un ajuste completo en las flotas de todas sus líneas aéreas, además de reducciones importantes de personal. El objetivo de la compañía es revisar el tamaño de sus compañías como parte de los cambios en el negocio y se suman a las decisiones tomadas en semanas anteriores.

    Uno de los cambios más importantes ocurre en Aer Lingus cuyos principales ajustes se concentran en los mercados de corto y medio alcance, al contrario de la mayoría de las líneas aéreas. Lo anterior, incluye la reducción temporal de algunos servicios hacia Norteamérica. Como consecuencia, la compañía irlandesa devuelve cuatro Boeing 757-200 y dos Avro RJ85 que están en régimen de wet lease (o ACMI), además de dejar en tierra a seis Airbus A320 y tres A330-200.

    Aer Lingus considera una reducción de 250 personas de un total de 4.500, sin incluir a los pilotos. No obstante, estos deben reducir sus salarios en 2020 y 2021. Entre un 50% y 70% del personal de operaciones y de apoyo reducirá las horas trabajadas como parte de reducir los costos ante la menor actividad, mientras se externaliza el servicio de catering que considera a alrededor de 200 personas. Respecto a bases operacionales, la compañía reducirá el personal en Shannon y Cork de manera temporal.

    British Airways anticipa una reducción de las rutas no estratégicas alrededor del mundo, además de redimensionar la filial BA CityFlyer debido a la menor demanda de viajes de negocios. Al retiro anticipado e inmediato de los 31 B747-400 y del único A318, se agregan la desprogramación de 13 Airbus de la familia A320 más antiguos y menos eficientes y la paralización temporal de 18 equipos de la familia A320, cuatro A380 y seis B777-200ER.

    En lo que respecta al personal de la línea aérea británica, se identifica alrededor de 32.000 puestos que están “redundantes”. La compañía destaca el acuerdo con el sindicato, además de la simplificación de los contratos de los tripulantes de cabina e tres a uno en el aeropuerto de Heathrow, mientras que en Gatwick se externalizará el servicio de handling.

    Si bien Iberia busca recomponer su red de manera gradual, ve una reducción significativa de sus operaciones en las rutas de larga distancia en los próximos años. La salida de los 15 A340-600 tiene un efecto inmediato mientras se reciben los A350-900 restantes, además de detener temporal dos equipos de fuselaje ancho actualmente en servicio. Pese a que el mercado de rutas medias es el menos afectado, la compañía española postergará la entrega de algunos A320neo.

    Después de cerrar de las bases de Ámsterdam, Viena y París (ORY), IAG potenciará la base de Barcelona para sustentar el negocio de bajo costo y tarifas bajas (LCC) de Level de larga distancia, pero se verá significativamente afectado al eliminar cinco A330-200 y transferir seis A320 a Vueling. Con la flota de larga distancia reducida a dos aviones, la cantidad de destinos atendidos también se reducirá en los próximos meses ya sea en cantidad como en frecuencias. En materia de personal, la filial LCC considera una reducción de 430 personas.

    Vueling por su parte prevé una contracción de la capacidad, medida en asientos disponibles por kilómetro (ASK), en un 22% respecto a niveles de 2019. La reducción por ASK considera un recorte de 12% de en rutas domésticas en España y 26% en Europa, en tramos menos rentables o que tengan un overlap con otras compañías del holding. En materia de personal, la LCC racionalizará las bases y ajustará sus costos laborales a partir de octubre con una combinación de medidas permanentes y temporales dependiendo de las condiciones de la demanda.

    IAG dice que la pandemia del COVID-19 y las restricciones unilaterales impuestas por los Gobiernos están llevando a la compañía a una crisis sin precedentes. Apoyados por el aumento de capital de Qatar Airways, las acciones están orientadas a reforzar el balance del holding para asegurar su apalancamiento de financiero, aumentar la liquidez y proporcionar flexibilidad operativa para adaptarse a los distintos escenarios de recuperación.

    Con los cambios anunciados distintas entidades financieras ven positivas las acciones y pronostican que holding puede salir rápidamente de la crisis. Según Banco Santander, por ejemplo, IAG podría volver a tener beneficios hacia 2022, dos años antes del pronóstico de recuperación de la demanda previsto para 2024, según la última proyección de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

    Fotografía portada – British Airways

    Destacados

    Aerolíneas Argentinas y Austral concretan su fusión: operan desde hoy bajo una sola marca

    Consiguiendo un anhelo de años, especialmente de sectores privados, el gobierno argentino consigue fusionar las marcas de Aerolíneas Argentinas y Austral en...

    Más de 20 Boeing 737 MAX esperan reactivarse en el corto plazo en las líneas aéreas de América Latina y el Caribe

    Tras la nueva certificación del Boeing 737 MAX por parte de la Administración Federal de los Estados Unidos (FAA, por sus siglas...

    Arabia Saudita y los Estados Unidos podrían terminar con el bloqueo a Qatar tras triunfo de Biden

    Con el término de la disputa electoral en los Estados Unidos que, a fecha de hoy, tiene a Joe Biden como Presidente...

    Aeroméxico confirma retorno a Santiago en diciembre y proyecta operar 11.000 vuelos en toda su red

    Como consecuencia de la apertura de fronteras en Chile, Aeroméxico confirma que a partir del 10 de diciembre retoma sus vuelos regulares...

    Noticias Relacionadas

    error: Contenido Protegido !!