More

    Industria aérea insta a levantar las restricciones de viajes y pide al Gobierno de Chile mayor claridad en el programa “Paso a Paso”

    Con críticas a la mantención de las restricciones de viaje nacionales y a las cuarentenas a todos quienes ingresen al territorio chileno, la industria de la aviación insta al Gobierno de Chile a revisar dichas medidas por considerar que atentan contra la recuperación del sector y de la economía del país. Si bien se infiere que el levantamiento de estas restricciones está contemplado a partir del Paso 4 de “Alerta Inicial”, se exige a las autoridades chilenas mayor precisión y claridad del proceso de apertura.

    La industria aérea reconoce los avances y la preocupación que tiene el Gobierno de Chile por la salud de las personas, pero advierten que es necesario avanzar en un retorno seguro del transporte aéreo como herramienta de reactivación económica. Como en todo el mundo, la mantención de las restricciones de viaje y las cuarentenas crean barreras que demoran cualquier tipo de actividad.

    “La imposición de cuarentenas al arribo es algo que desalienta y no permiten trabajar”, dice Gonzalo Yelpo, director Legal de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA). En su intervención destaca que Chile es uno de los tres países de América Latina y el Caribe que no cierra las fronteras, pese a que hay restricciones al ingreso. Los otros dos son Brasil y México, mientras el resto de los países están en un cierre total. Independiente del grado de confinamiento todas estas medidas tienen efectos perjudiciales.

    Pensando en una reactivación urgente, Yelpo indica que Chile y los países de América Latina deben seguir el ejemplo de otras regiones. “Hay que buscar los mecanismos para reanudar con seguridad teniendo presente que el transporte aéreo no es un vector adicional para la transmisión de la enfermedad, menos con los protocolos implementados con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) que garantizan un transporte aéreo seguro. Es necesario permitir el desarrollo”.

    “La situación ha cambiado mucho en los últimos cuatro o cinco meses. Cuando empezó la pandemia no teníamos los protocolos de bioseguridad que tenemos hoy. La industria ha trabajado con los Gobiernos con la urgencia que se requiere para tener protocolos globales reconocido por la mayoría de los países”, dice Peter Cerdá, vicepresidente de IATA para las Américas y el Caribe. “Los protocolos ponen mucha responsabilidad al pasajero, pero también a las aerolíneas y los aeropuertos. Por eso creemos que es posible abrir de una manera segura”. En concordancia con ALTA, dice una primera alternativa es establecer corredores después de levantar las restricciones. “Si tenemos cuarentenas eso no va a estimular a las personas a viajar”.

    La ministra de Transportes y Telecomunicaciones de Chile, Gloria Hutt, señala que el levantamiento de las restricciones a los viajes aéreos va a quedar determinado por los índices de contagio. “El plan “Paso A Paso” levanta restricciones y activa algunos sectores dependiendo de tres índices: testeos, trazabilidad, aislamiento. Con eso se determina el paso de un estado a otro por zonas. Es flexible, pero difícil anticiparlo”.

    El plan de desconfinamiento “Paso a Paso” establece que las restricciones a los viajes aéreos nacionales y las cuarentenas obligatorias a quienes ingresen al país se mantienen hasta nuevo aviso o hasta la implementación del Paso 5 de “Apertura Avanzada”, etapa que permite retomar actividades con restricciones sectoriales. Actualmente, los únicos motivos para viajar en avión dentro de Chile son del tipo laboral, asistencia a funerales de familiares cercanos y razones de salud, todos debidamente comprobados al momento de viajar. Los viajes internacionales dependen de los requisitos de cada país.

    Fotografía – Simón Blaise

    En sus comentarios, las autoridades chilenas reconocen las limitantes que tienen las cuarentenas para recuperar la aviación e impulsar la creación de empleo considerando el efecto catalizador que tiene esta industria en otros sectores. “Lo que nos importa es que se genere demanda, se reinicie la actividad económica y que existan protocolos para reactivar la industria del turismo”, puntualiza Hutt. “Si me dicen que 14 días de mis vacaciones las tengo que pasar en cuarentena en el país de destino, obviamente es algo sin sentido”, señala José Luis Uriarte, subsecretario de Turismo de Chile.

    Uriarte defiende el programa del Gobierno, comparando la situación actual del país con la que estaba Europa meses atrás. Desde su perspectiva, la situación de las cuarentenas aplica cuando las fronteras están cerradas y que el proceso de desconfinamiento irá permitiendo una movilidad interregional, luego nacional, para luego abrir las fronteras. “Las medidas de restricciones que se toman en cada paso son distintas”.

    Para las líneas aéreas y los aeropuertos las medidas definidas en “Paso a Paso” son algo confusas y demandan mayor claridad para evitar errores de interpretación en momentos que la industria y los usuarios necesitan certezas. Coinciden que no se pueden elaborar proyecciones operacionales ni transmitir confianzas a los pasajeros cuando se tienen reglas ambiguas o que van cambiando constantemente. Advierten que las restricciones de viaje, las cuarentenas y la falta de claridad pueden demorar el reinicio de la actividad aérea. Una de las contradicciones más preocupantes es que las medidas de cuarentena se mantienen aún cuando se levantan las fronteras.

    De acuerdo con lo señalado por Aero-Naves (20/07/2020), de no existir medidas especiales por parte del Gobierno, el plan “Paso a Paso” retrasa la recuperación del transporte aéreo en el país y, con ello, la necesaria reactivación económica. En paralelo, puede empeorar las ya deterioradas perspectivas de la aviación chilena para el presente año, lo que incluye también al propio Estado por el impacto que repercute en el modelo de concesiones de aeropuertos, claves como motor de recuperación y fuente de empleos. En ese sentido, queda poco claro el compromiso de la actual administración del Presidente Sebastián Piñera con sectores económicos del rubro turístico y la propia industria del transporte aéreo nacional, marginada de cualquier ayuda pública significativa independiente si es económica o no.

    “La conectividad y el turismo va a sufrir un proceso que es paulatino. Primero va a ser principalmente nacional y como industria vamos a tener que ser capaces de reactivarnos con limitaciones. Va a tener una carrera cuesta arriba por lo que el apoyo del gobierno y del Estado va a tener que ser potente”, dice el subsecretario Uriarte.

    Desde ALTA, Yelpo enfatiza la problemática de contrariedad y superposición que implican algunas medidas en directa relación al desconfinamiento y la mantención de las cuarentenas. Como ejemplo, pone el caso del Europa donde se exige test COVID-19 preventivo y la imposición de una cuarentena. “Las cuarentenas a la industria no tienen racionalidad”, sentencia.

    Fotografía – Simón Blaise

    La ministra de Transportes que espera que Chile pueda despegar pronto y señala que lo más desafiante a su juicio, es recuperar la confianza de los pasajeros, “que se genere demanda de manera segura y tener protocolos acordes también en el turismo”. Por los mismo recalca que es importante el trabajo conjunto.

    “Hasta que no tengamos una vacuna vamos a tener que aprender a coexistir con el virus. Lo que no podemos plantearnos es estar confinados en este tiempo y debemos ir restableciendo nuestras vidas en este nuevo contexto. Hay que garantizar que los protocolos se llevan a la medida y el pasajero también debe cumplir con su responsabilidad”, añade Cerdá. “El transporte aéreo ha implementado los protocolos necesarios y de manera segura y demostrando que estamos muy alineados y que la seguridad se mantiene, algo que se demostrado con los vuelos de repatriación donde se han transportado más de 700 mil pasajeros en este tiempo”.

    El vicepresidente de IATA para las Américas sentencia que la recuperación es necesaria. El transporte aéreo es una industria esencial en América Latina donde las grandes distancias y el hecho que no existe muchas veces la infraestructura, ni otros medios de transporte alternativos, permite conectar a los países interna y externamente, genera empleos y aporta significativamente al Producto Interno Bruto (PIB). “Estamos en una situación crítica, en agosto entraremos al quinto mes en tierra, pocos países han abierto y con cuarentenas. Si la situación no cambia, tendremos a más compañías que no podrán resistir y con salida de más operadores de los países. Hacemos un llamado a que nos apoyen en todo que aquello que pueda estimular la demanda y permita a los operadores aéreos generar mayor tráfico y más conectividad para Chile”, concluye.

    Fotografía portada – Ricardo J. Delpiano

    Destacados

    Construido en Chile el primer jet experimental Sub Sonex de América Latina

    En lo que se considera como un progreso para la iniciativa aeronáutica privada, en Chile se construye el primer jet experimental Sub...

    Emirates ve posibilidad de reactivar toda su flota de A380 hacia 2022

    Tras sufrir un fuerte impacto por las restricciones de viaje y la paralización de sus operaciones que le reportan en el primer...

    China a la Luna: la última misión estratégica del gigante asiático

    En un claro posicionamiento geopolítico y aeroespacial internacional, China consigue un nuevo progreso con el lanzamiento exitoso de la sonda espacial Chang’e...

    Helicóptero Airbus H160: un nuevo capítulo en la historia del fabricante europeo

    Con el fin de continuar con los éxitos de reportados por las familias anteriores, Airbus presenta el nuevo H160, un helicóptero de...

    Noticias Relacionadas

    error: Contenido Protegido !!